Técnica rápida de relajación

Para relajarse rápidamente en cualquier momento y lugar, cierre los ojos y apoye las yemas de los dedos sobre las mejillas.

Recorra con mucha suavidad el área que corresponde al hueco de la boca. Una vez que hizo esto, recorra lentamente con la punta de la lengua la línea de unión entre los dientes y las encías superiores, de izquierda a derecha, y vuelva recorriendo la línea inferior de unión de dientes y encías. Hágalo varias veces. Compruebe si le sirve, si ha podido relajarse. En caso afirmativo, adóptelo para esas situaciones en que debe mantenerse en calma.

  • Fuente: Andrés Percivale, El yoga de las 4 estaciones. Grupo Editorial Norma, Buenos Aires, 2001.
COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Ser solo en occidente, HOY

¿Se sufre con la soledad?

Hay una soledad deseada y otra que es una señal de peligro, porque somos una especie que justamente evoluciono a partir de la cooperación en grupo. Es muy importante tener dos o tres afectos cercanos si no se vive en pareja, para evitar aislarse. Personas que sean significativas para uno. En occidente predomina un modelo  individualista, que lo que nos dice es: Tenes que irte de la casa de tus padres y formar la propia familia. Para eso debes ganar autonomía, esto es positivo para el crecimiento personal, pero también podemos tomar elementos positivos de la sociedad de Oriente, que son una sociedad colectivista, en donde no se sufre la soledad.

Te puede interesar
"C. G. Jung", por Herbert Read (Quinta Parte)

Hacia el final del último párrafo de la entrega anterior (Cuarta Parte) de este extenso ensayo de Herbert Read sobre Jung (que tenemos el privilegio de transcribir para los calificados lectores de "Salud y Psicología"), nos es dado leer que el individuo ha depuesto su poder de decidir, su responsabilidad social y que se halla -la imagen es terrorífica- como un remache ("¡ni tan siquiera como un diente de rueda!") en un mecanismo cuyos movimientos y cuya dirección no tiene el poder de controlar. Lo que mueve la maquinaria (a falta de seres humanos excepcionales, talentosos y sabios, que pudiesen "gobernar la nave") es una fuerza demoníaca que procede directamente del inconsciente colectivo. No existe otra hipótesis que pueda explicar el empleo demencial contra la propia humanidad de las atroces armas de destrucción masiva que -ya se alarmaba Read en aquellos lejanos días de hace más de medio siglo- hoy están en poder de los seis u ocho Estados mundiales más poderosos. No ignora el lector sagaz que dicha carrera armamentística jamás halló solución de continuidad y que, lejos de eso, que hasta puede parecer una esperanza ingenua, la sofisticación y el poder de daño de los nuevos artilugios bélicos roza tal perfección que, se diría, nacidos de la mente infinitamente proterva de una divinidad hostil o loca. Seguimos:

Psicoanálisis
Juan Sklar
@juansklar
Feminismo Conciliador y Machista Reformado

Ver una pintada como esta me produce una mezcla de bronca, desprecio y sed de violencia.

Te puede interesar