La risa curativa

Se trata de un ejercicio físico que estimula muchos órganos internos y puede prevenir ataques cardíacos y otras enfermedades serias.

Mejora la exhalación produciendo una depuración profunda en los pulmones. Mediante la risa se activan los músculos de la cara y los del estómago, relajándose agradablemente los restantes.

Desde el punto de vista psicológico, la risa aporta muchos beneficios porque aparta las preocupaciones y los miedos, incentiva la paciencia y la tolerancia, y se ha demostrado que produce un aumento notable de la creatividad.

En la Universidad de Cornell, Estados Unidos, se hizo una experiencia interesante: se le pidió a dos grupos de personas que realizaran un trabajo manual: colocar una vela en una pared de corcho de manera tal que no goteara sobre el piso al estar encendida. El grupo que había visto antes un corto cinematográfico cómico cumplió la tarea de una manera más innovadora que el otro, que no había visto nada. La risa nos hace soportar mejor las situaciones incómodas. Todos alguna vez viajamos apretados, en un auto donde había personas de más, y la risa y el buen humor ayudaron a pasar mejor la situación; es fácil imaginar que una actitud crítica, agria o malhumorada agrava la incomodidad física.

La risa también ayuda a mitigar los dolores, porque la vibración de su sonido contribuye a liberar unas sustancias endógenas, las endorfinas, que los alivian. Es un buen antídoto contra el estrés por todas las razones dichas hasta aquí y también porque el humor, sobre todo si nos reímos de nosotros mismos, hace que lo que nos parece muy grave y muy serio pierda su dramatismo desplazando la visión exageradamente "trágica" que nos ofrece nuestro ego, a otro plano, desde donde observamos de manera más relajada. Como dice el refrán: "Si quieres ver el paisaje sal de su centro". Las experiencias indican que la risa y el buen humor en general son muy eficaces para elevar la fuerza de nuestro sistema inmunológico y descomprimir el sentimiento de culpa.

No sólo el humor, sino todas las emociones repercuten en nuestro corazón y en consecuencia, sobre la glándula timo: la tristeza, el duelo, la falta de fe o de esperanza deprimen nuestras defensas. Por el contrario, la alegría, la generosidad, la ternura son como una medicina altamente eficaz. En la Universidad de Harvard se llevó a cabo la siguiente experiencia: se le mostró a un grupo de alumnas una película de casi una hora sobre la generosidad, la amorosa actividad y el esfuerzo desinteresado de la madre Teresa de Calcuta. A otro grupo, un documental sobre el horror y la injusticia nazi durante la Segunda Guerra Mundial. El primer grupo produjo un importante aumento de inmuno globulina A en la saliva, que es un protector poderoso contra los virus; el otro grupo no mostró cambios apreciables.

El buen humor, el amor, la generosidad, la benevolencia, la tolerancia, son sentimientos que la naturaleza pone a nuestra disposición para mejorar nuestra calidad de vida. La amargura, el odio, la mezquindad, los prejuicios son sentimientos que pueden llegar a enfermarnos. Desde este punto de vista se puede decir que la naturaleza tiene una moralidad.

  • Fuente: Andrés Percivale, El yoga de las 4 estaciones. Grupo Editorial Norma, Buenos Aires, 2001.
COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS