Cromoterapia / Significado psicológico de cada color

En el espectro electromagnético que flota a nuestro alrededor (donde se encuentran la luz infrarroja y la ultravioleta, las ondas de radio y televisión, las microondas y los rayos X, todos invisibles), la luz ocupa una pequeña parte. Dentro de la zona visible, a medida que la vibración energética es más espaciada, se producen los diferentes colores.

En un extremo está el rojo, y algo más lejos, el infrarrojo, que son las ondas de mayor longitud. En el otro extremo se encuentra el púrpura o violeta, y un poco más allá, el ultravioleta. Las abejas y las serpientes perciben estos rayos.

Ya en la antigüedad se conocía el influjo de los colores sobre el cuerpo humano y la psiquis, por lo que se los empleaba como terapia. Hace relativamente poco tiempo que la ciencia comprobó que los colores estimulan el sistema nervioso autónomo, el metabolismo y la producción de hormonas. Se demostró que la luz amarilla y la roja elevan la presión sanguínea, mientras que el azul tiende a bajarla. Los colores nos juegan algunas trampas: el azul, por ejemplo, aleja los objetos; el rojo los acerca. El azul es frió; el rojo, cálido.

La terapia del color se ha puesto de moda y hay muchos expertos que pueden indicar qué color está necesitando el cuerpo para vencer el cansancio, el decaimiento o alcanzar la pronta recuperación: el rosa suave, en los hospitales, suele ser eficaz para tranquilizar, pero el azul calma mejor el cerebro; el verde, se utiliza para las salas de espera.

En la medicina china cada órgano está referido a un color y la atracción o el rechazo a determinado tono puede estar indicando un problema de salud. Una persona que tiende a usar ropa de color verde o, por el contrario, la rechaza, puede indicar una futura afección hepática.

  • Hígado / vesícula biliar : verde
  • Corazón / intestino delgado : rojo
  • Pulmón / intestino grueso : blanco
  • Riñon / vejiga urinaria : negro
  • Bazo / páncreas / estómago: amarillo

También a los chackras se les atribuye un determinado color:

  • chakra        rojo del sol amaneciendo
  • chakra        naranja
  • 3º chakra        amarillo dorado
  • 4º chakra        verde
  • 5º chakra        azul
  • 6º chakra        púrpura
  • 7º chakra        blanco

Significado psicológico de cada color

                                                                                                                                          

Rojo: En su aspecto positivo el rojo implica pasión, entusiasmo, valentía y prosperidad. Denota personalidades ardientes e impulsivas, fuertes, audaces, guiadas por la acción. Son líderes natos, les gusta transformar lo que encuentran en algo nuevo. Prefieren iniciar caminos a elegir los ya recorridos. Tienen una gran capacidad de lucha, dinamismo, coraje y simpatía. Por su actitud inconformista, pueden derivar en conductas agresivas y tiránicas.

Cuando la energía de este color se encuentra bloqueada aparece una personalidad timorata, cobarde, dependiente y muy controlada.

Zona del cuerpo: se asocia con los órganos de excreción y de locomoción, o sea, piernas, rodillas y pies.

Terapia: el rojo caliente y vivifica; proporciona vitalidad, dinamismo y valor. Alivia dolores musculares, especialmente de las piernas y los pies. Se emplea en problemas de ciática, hemorroides, estreñimiento y colon irritable. Constituye un excelente tónico para activar la circulación.

                                                                                                                       

Naranja: En su aspecto positivo señala una personalidad que pone todo a prueba y, después, acepta o rechaza; sabe lo que quiere y demuestra sentido práctico. Transmite jovialidad y optimismo, además de vigorosa sexualidad. Posee confianza en sí misma y resistencia física.

Cuando la energía de este color esta bloqueada surgen la indecisión, el puritanismo, las fobias, la rigidez. La persona parece no escuchar a nadie y padece obsesiones y anorexias sexuales, además de una fuerte inestabilidad emocional.

Zona del cuerpo: está conectado con la región lumbar y la parte inferior de los intestinos y los riñones. Gobierna las glándulas suprarrenales y las reacciones viscerales.

Terapia: el color naranja transmite una energía vivificante y renovadora. Favorece el sentido de autoestima y despierta la alegría por el placer sensorial. Alivia dolores lumbares y pre-menstruales. Es muy bueno para tratar la osteoporosis y recuperar el equilibrio. En el ayurveda se dice que es el color interior del agua.

                                                                                                                         

Amarillo: En su aspecto positivo significa la fuerza de voluntad, la capacidad de mando y dominio. Sus energías son: alegría, vitalidad, eficacia. Esta personalidad suele ser exigente consigo misma y con los demás. Goza de buen humor, calidez y autocontrol. 

Cuando la energía de este color está bloqueada aparece un temperamento iracundo y colérico, capaz de perder el control o sumirse en la timidez. La persona puede tener problemas digestivos o fatiga crónica, mostrarse disconforme, insatisfecha o creer que los demás están o son mejores que ella.

Zona del cuerpo: el amarillo está conectado con el páncreas, el plexo solar, el hígado, la vesícula, el bazo y el sistema nervioso.

Terapia: este color acelera la actividad nerviosa y el pensamiento, favorece el contacto y el intercambio con los demás. Elimina las toxinas y estimula el flujo de los jugos gástricos, mejorando la digestión, tanto física como psíquica. Es bueno para perder peso y bajar el colesterol, ya que impulsa al movimiento. También sirve para vencer adicciones: obesidad, alcohol, etcétera.

                                                                                                                           

Verde: En su aspecto positivo el verde implica armonía y estabilidad, temperamento sereno e inteligencia clara. Esta personalidad goza de comprensión y compasión. Tiene buen humor, es idealista, esperanzada, paciente, diplomática y tolerante. Posee capacidades curativas y un máximo de equilibrio.

Cuando la energía de este color esta bloqueada genera aislamiento emocional, pobre autoestima, sentimiento de inferioridad, inoperancia e inercia, llegando a la melancolía. Puede desarrollar una personalidad posesiva y despiadada.

Zona del cuerpo: el verde está conectado con la glándula timo, el corazón, los hombros, el pecho y la parte inferior de los pulmones.

Terapia: actúa sobre problemas cardíacos, palpitaciones, migrañas, vista cansada. Proporciona armonía y empatía; brinda ánimo conciliador; transmite sentimientos de paz. Tiene un efecto regenerador sobre el cuerpo y el alma, aportando nuevas energías. Es antiestrés.

                                                                                                                            

Azul: En su aspecto positivo representa creatividad en el lenguaje y en las artes, integración, serenidad, honestidad, generosidad, perseverancia, sentido común y gran claridad mental. Es el color ideal para meditar.

Cuando esta energía está bloqueada aparecen: egoísmo, excesivo análisis y crítica, orgullo, dificultades para expresar los sentimientos. También provoca discusiones, falta de discernimiento y una personalidad manipuladora.

Zona del cuerpo: el azul está asociado a la garganta y la base del cráneo. Las glándulas conectadas a él son la tiroides y la paratiroides.

Terapia: actúa sobre el dolor de garganta, la faringitis, los problemas de dentición y de oídos y en cervicales tensionadas. Refrena la actividad, por lo tanto, las calorías se acumulan y se aumenta de peso. Propicia tranquilidad y amplitud, y es favorable para la inspiración espiritual.

                                                                                                                             

Violeta: Es un color muy ligado a la espiritualidad. En su aspecto positivo denota una gran intuición que nos lleva a confiar en el orden natural de las cosas sin poner interferencias. Esta personalidad goza de percepciones extrasensoriales, se conecta fácilmente con las zonas profundas de los demás. Es protectora y humilde.

Cuando la energía está bloqueada aparecen: miedo a la muerte, búsqueda de una perfección que no se encuentra, hermetismo, depresión, aislamiento, apatía. También se produce la incapacidad para aprender o una personalidad excesivamente intelectual, el alejamiento de la realidad, la obstinación y la inflexibilidad.

Zona del cuerpo: el violeta está asociado, en el nivel físico, con la cabeza, la coronilla, el cerebro y el cuero cabelludo, así como la glándula pineal.

Terapia: es un color útil para los dolores de cabeza, jaquecas o cualquier irritación del cuero cabelludo. También resulta beneficioso para el sistema inmunológico y el nervioso. Es favorable para la hipertensión y las enfermedades psicosomáticas.

 

  • Fuente: Andres Percivale, El yoga de las 4 estaciones. Grupo Editorial Norma, Buenos Aires, 2001.
COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Edith Gomez
@edigomben
¿Se puede ser más feliz a través del deporte?

Por lo general, para todos aquellos a los que no les gusta pisar un gimnasio, les parecerá una locura la afirmación de que ejercitarse o hacer deporte,  aumentan la felicidad de las personas, sin embargo muchos otros estarán de acuerdo con esta teoría.

Es común que en alguna etapa de nuestra vida se haya convertido en prioridad el querer potenciar la belleza exterior, bien sea por estar tras una conquista o por cuestiones de salud, más sea cuales fueran las razones, siempre termina aportando positivamente al autoestima de la persona.

Supongamos que nuestra vida está plagada de ocupaciones; llevar a los niños a la escuela, trabajar, pagar cuentas, tráfico agobiante y toda clase de cosas poco agradables que nos hacen pasarla no también en nuestra vida diaria.

Para esas personas, es necesario poder contar con un momento distinto, en donde al menos por una hora, los problemas se conviertan en; como levantar una pesa, en superar a la defensa para marcar el gol y en compartir con los amigos durante el entrenamiento.

De alguna manera, la socialización y el compañerismo que despierta la práctica de actividades físicas, nos permite encontrar esa ansiada vía de escape a los problemas de la vida cotidiana.

Mindfulness