Efecto Halo, la Psicologia de la Belleza

Uno de los aspectos más importantes en los que se especializa el cerebro humano es, justamente, la capacidad de juzgar a los demás. El efecto Halo es la tendencia a atribuir rasgos positivos a una persona que luce bella. 

La gente asume que las personas atractivas poseen otras cualidades socialmente deseables, como la felicidad, el éxito y la inteligencia. A la gente atractiva se les da un trato de privilegio como mejores oportunidades de empleo y salarios más altos.

En este extracto del programa Redes llamado "La psicología de la belleza" se ilustra muy bien este tipo de sesgo cognitivo. En otras palabras, no somos lo suficientemente hábiles como para separar un atributo aislado que tiene un fuerte impacto emocional, de nuestra visión global de la persona o el hecho en cuestión.

Las personas que nos rodean y la realidad en sí misma es muy compleja, nada es blanco y negro y en ocasiones esta variedad de matices nos resulta abrumadora, entonces tendemos a simplificar y nos dejamos llevar por la primera cualidad que conocemos o imaginamos de una persona.

En muchas ocasiones este mecanismo funciona de manera no consciente, por lo que ni siquiera nos percatamos del Efecto Halo. Es un intento de nuestra mente por darle un sentido estructurado, lógico y sencillo a una persona que no conocemos en profundidad. Así funciona nuestro cerebro.

Aún cuando ahora sepamos qué es el efecto halo, no vamos a ser conscientes de su presencia casi en ninguna situación. Donde se detenga la razón, allí continuará el efecto halo, porque a la mente no le gusta dejar espacios vacíos; hay que rellenarlos aunque sea a base de imaginación. Construimos la realidad con nuestras mentes.

Veamos otro ejemplo típico en las evaluaciones de los empleados: mi empleado, Juan ha llegado tarde al trabajo en los últimos tres días, me doy cuenta de esto y la conclusión: Juan es un perezoso y no le importa su trabajo.

Hay muchas razones posibles por las que Juan llegara tarde, tal vez su coche se averió, su niñera no se presentó, o ha habido mal tiempo. El problema es que, a causa de uno de los aspectos negativos de Juan, yo ya he supuesto que es un mal trabajador.

El Efecto Halo no sólo se advierte en nuestra relación con las personas. La publicidad está llena de ejemplos, que utilizan famosos/as para decirnos lo buenos y magníficos que son. Así, mejoran la imagen de los productos o para posicionar una marca en el mercado.

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
"C. G. Jung", por Herbert Read (Cuarta Parte)

Hacia 1839, Edgar Allan Poe publica en la revista "Burton's Gentleman's Magazine" el cuento corto de su autoría "William Wilson". En él, el no menos genial que atormentado escritor estadounidense aborda el siempre fascinante tema del "doppelgänger" ("doppel": doble y "gänger": andante). Salvo que en el caso de este relato, el doble del protagonista no juega un papel de malvado (como sí ocurre, por ejemplo, con Mister Hyde respecto del Doctor Jekyll en la célebre novela de Robert Louis Stevenson), sino que siempre aparece cuando éste, el protagonista, realiza alguna acción poco ética. Es decir, la Sombra a la que alude Jung está encarnada por el "original" y no por el "doble". Como sea, de haber vivido Jung por entonces y de haber ya concebido el proceso de "individuación" (o sea, el proceso de ponerse de acuerdo con uno mismo y de establecer un equilibrio entre nuestros impulsos en conflicto, adquiriendo así, de tal suerte, conciencia de nuestra Sombra y aceptando esta presencia inevitable), es muy probable que la memorable ficción poetiana no hubiese existido, o, de haber sido escrita igual por el bostoniano, otra sería la luz bajo la cual la observáramos. Dichas estas palabras introductorias, continuamos:

Psicoanálisis