Amnesia digital: cuando te crees las mentiras que escribes en las redes sociales

Un nuevo estudio afirma que los internautas tienden a modificar sus recuerdos para que sean más interesantes en Facebook y Twitter.

El miedo a parecer aburrido es la causa principal para mentir en las redes sociales.

La llegada de las redes sociales ha provocado un cambio en la forma que tenemos de ver la vida. Así lo afirmaba hace algunos meses un estudio que señalaba que una buena parte de la sociedad miente en Twitter y Facebook para dar la impresión de tener una existencia mucho más feliz que la que realmente viven.

Sin embargo, un nuevo estudio realizado para la web Pencourage ha ido un paso más al señalar que más de dos tercios de los internautas padecen de «amnesia digital», es decir, que tienden a modificar sus recuerdos y creerse las falacias que han escrito en internet, olvidando lo que realmente sucedió.

A su vez, el estudio ha determinado que casi la mitad de los encuestados siente paranoia, tristeza o vergüenza al saber que su vida no está a la altura de la falsa imagen que muestran en las redes sociales, lo que provoca que tiendan a cambiar sus recuerdos considerando que esa falacia es real. Así lo corrobora Richar Sherry -psicólogo clínico y miembro fundador de la Sociedad para el Neuropsicoanálisis en una entrevista recogida por el diario «Daily Mail».

«Nuestra necesidad de documentar y compartir nuestras vidas es parte de nuestra naturaleza, pero hay estudios recientes que demuestran que la sociedad modifica sus recuerdos hasta el punto de llegar a cambiar sus vivencias y su naturaleza a través del tiempo. Ser competitivo es normal, pero si nos negamos a ser nosotros puede que dejemos de reconocer nuestras propias experiencias o la visión que tenemos sobre nosotros mismos», destaca el experto.

En este sentido, el psicólogo señala que la forma en la que usamos las redes sociales está erosionando nuestra identidad personal. Este dato es corroborado por la propia encuesta, la que determina que una de cada diez personas afirma haber modificado sus recuerdos y olvidado la realidad después de haber escrito una mentira en Facebook o Twitter. A su vez, los encuestados también han señalado que tienden a mentir de forma compulsiva por miedo a parecer aburridos o por dar celos a los demás.

«Se ha demostrado que incluso el simple acto de imaginar un evento que no sucedió en la infancia aumenta la confianza que, en un futuro, tendrá esa persona de que ese suceso ocurrió de verdad. Los investigadores han demostrado la facilidad con la que los falsos recuerdos pueden formarse a través del uso del lenguaje. Incluso la redacción de una narración en la Red puede modificar la forma en la que posteriormente recordamos un hecho», completa el experto.

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
"C. G. Jung", por Herbert Read (Quinta Parte)

Hacia el final del último párrafo de la entrega anterior (Cuarta Parte) de este extenso ensayo de Herbert Read sobre Jung (que tenemos el privilegio de transcribir para los calificados lectores de "Salud y Psicología"), nos es dado leer que el individuo ha depuesto su poder de decidir, su responsabilidad social y que se halla -la imagen es terrorífica- como un remache ("¡ni tan siquiera como un diente de rueda!") en un mecanismo cuyos movimientos y cuya dirección no tiene el poder de controlar. Lo que mueve la maquinaria (a falta de seres humanos excepcionales, talentosos y sabios, que pudiesen "gobernar la nave") es una fuerza demoníaca que procede directamente del inconsciente colectivo. No existe otra hipótesis que pueda explicar el empleo demencial contra la propia humanidad de las atroces armas de destrucción masiva que -ya se alarmaba Read en aquellos lejanos días de hace más de medio siglo- hoy están en poder de los seis u ocho Estados mundiales más poderosos. No ignora el lector sagaz que dicha carrera armamentística jamás halló solución de continuidad y que, lejos de eso, que hasta puede parecer una esperanza ingenua, la sofisticación y el poder de daño de los nuevos artilugios bélicos roza tal perfección que, se diría, nacidos de la mente infinitamente proterva de una divinidad hostil o loca. Seguimos:

Psicoanálisis