Esclerosis múltiple: 8 cosas que debes saber sobre esta enfermedad

Es una de las causas más frecuentes de discapacidad en adultos jóvenes y se caracteriza por ocasionar debilidad en las extremidades, entre otros síntomas. Conocé más sobre la enfermedad.

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad neurológica autoinmune, crónica y desmielinizante que afecta al sistema nervioso central, es decir, tanto al cerebro como a la médula. En el mundo hay casi 2.500.000 personas que padecen la enfermedad. 

La esclerosis múltiple no tiene cura, pero sí puede ser tratada. Además, algo que da mayores esperanzas es que, a partir de los avances que se hicieron en el tratamiento y diagnóstico en los últimos años, su pronóstico mejoró considerablemente.

Sin embargo, la falta de información todavía sigue siendo una de las dificultades principales de los enfermos y sus familiares. Por eso, te compartimos 8 cosas que debés saber sobre esta enfermedad:

1. ¿A qué edad suele manifestarse?

Las edades de debut más frecuentes se producen entre los 20 y los 40 años, aunque puede presentarse en cualquier momento dado que hay formas precoces y también tardías de la enfermedad.

2. ¿Cuáles son los síntomas?

Si bien son muy variables, los más frecuentes son los síntomas sensitivos. Éstos se manifiestan en un 45% de los casos en forma de hormigueos y alteraciones de la sensibilidad en distintas zonas del cuerpo. Las dificultades para coordinar movimientos afectan a un 40% de los casos mientras que un 20% presentan síntomas que afectan a la visión (visión borrosa con un ojo o la doble visión).

3. ¿Qué se puede hacer para aliviarlos?

Se aconseja llevar una alimentación variada y equilibrada, y reforzando la ingesta de fibra, calcio y Vitamina D. Evitar el sobrepeso y la obesidad, practicar ejercicio moderado; no tomar alcohol.

Muchos de los pacientes con esclerosis múltiple presentan con el tiempo caluroso un empeoramiento transitorio de los síntomas de la enfermedad. Para ellos, es recomendable evitar las altas temperaturas, tomando medidas como usar el aire acondicionado, darse baños con agua fría, tomar líquidos o aplicarse hielo localmente.

4. ¿Cuáles son sus causas?

La causa final de la esclerosis múltiple se desconoce, Sin embargo, se cree que hay un conjunto de factores que deben coexistir para que se produzca la enfermedad. Por un lado, existe un componente genético, aunque no se trata de una enfermedad hereditaria propiamente dicha. Por otro lado, hay factores ambientales, como puede ser una insuficiente exposición a la luz solar y un déficit de los niveles de vitamina D, o el posible contacto con algunos virus durante la infancia.

5. Tener la enfermedad, ¿implica dejar de tener una vida "normal"?

Las personas con EM pueden y deben llevar a cabo una vida normal, aunque como la persona diabética, deberán aprender a convivir con una enfermedad. La mayoría de las personas con EM no terminan en un silla de ruedas. Aunque algunas necesitarán la ayuda debido a la fatiga o debilidad, alrededor de dos tercios de las personas con EM nunca pierden su capacidad de caminar.

6. ¿Es posible prevenirla?

Hasta el momento no hay forma de prevenir la esclerosis múltiple porque se debe a la coexistencia de un conjunto de factores. Se recomienda una exposición sana a la luz solar, aunque no hay nada que, controlando ese factor, pueda evitar que se desencadene.

7. ¿Cómo saber si tengo la enfermedad?

Para un correcto diagnóstico de la esclerosis múltiple es necesario realizar una historia clínica y una exploración física muy cuidadosas. Éstas se apoyan en exploraciones complementarias que son la resonancia magnética, la punción lumbar y análisis completos de sangre con parámetros inmunológicos. 

8. ¿Qué tratamientos existen?

Hay dos tipos de tratamientos. Por un lado, la administración de corticoides durante el brote, y, por el otro, los tratamientos modificadores de la evolución de la enfermedad fuera del brote. Aunque la cura definitiva de la enfermedad todavía no existe, en los últimos años han aparecido nuevos fármacos que permiten ralentizar la evolución de la enfermedad y tratar los brotes. El tratamiento farmacológico debe ir unido a tratamientos rehabilitadores como fisioterapia, terapia ocupacional o logopedia, que han mostrado su efectividad en el control de los síntomas de la enfermedad, y no sólo los relativos al movimiento, sino también respecto al deterioro cognitivo que pueden experimentar algunos pacientes, a la fatiga o los problemas de ánimo.

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Terapia EMDR: Una nueva forma de hacer psicología

EMDR son las siglas en inglés cuyo significado es Desensibilización y Reprocesamiento por el Movimiento de Ojos. Es una nueva forma de psicoterapia con unos resultados sorprendentes desde las primeras semanas de tratamiento. En este artículo expongo mi experiencia personal y profesional en el conocimiento y experimentación de la terapia y de sus revolucionarios efectos.

Neurociencias