MINDFULNESS como estilo de vida

El MINDFULNESS, también conocido como ATENCIÓN PLENA, va más allá de ser una simple técnica de meditación de origen budista; ya es considerado un estilo de vida que busca la integración entre la dualidad cuerpo y mente uniéndolos a través de la respiración propia y natural del ser humano.

Gracias al ritmo de vida acelerado que existe actualmente hemos perdido la conexión con nosotros mismos, a tal punto que estamos netamente sumergidos en los contenidos mentales descuidando así el vehículo más importante, que es nuestro cuerpo. Sin embargo, tenemos la posibilidad de cambiar nuestra mente al lograr conectarla con el cuerpo por medio de la contemplación de la respiración, lo que en consecuencia produce un cese de los pensamientos atiborrantes ya que sus frecuencias de aparición van a disminuir. No obstante, hay que mencionar que la práctica de la meditación no anula por completo los pensamientos incómodos de nuestras cabezas, NO. Ella logra que podamos ver desde otra perspectiva que pensamientos se están manifestando y si deseamos o no volcarnos en ellos, pero los pensamientos siempre van a estar allí, pues de eso se trata la mente, ahora que tanta importancia le vas a dar eso solo dependen de ti.

Cabe destacar que solo con la mera práctica es que se logran percibir los cambios, sobre todo la calma y tranquilidad que se obtiene muy a pesar de las dificultades que estemos viviendo en nuestra cotidianidad. Se aprende a ser más tolerante, más responsable y sobre todo más comprensivos con nosotros mismos ante cualquier circunstancia desagradable de la vida.

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Malena Pichot
@malepichot
Es una Nena! Ponele el Chip!, Dijo el Doctor

Hay una fábula general de que las mujeres a partir de los 35 se desesperan por ser madres, y hay una fábula condenatoria que le sigue: “Ella quiso estudiar, ella quiso trabajar y ahora se da cuenta de que es tarde”, dejando implícito, un horrible “y bueno, ahora que se la banque”. Ninguna mujer se despierta un día y se acuerda del reloj biológico, lo palpitamos desde siempre.

Te puede interesar