¡No vayas más al gimnasio!

¿Por qué realizar actividad física es un sacrificio para tantos? En esta charla Julian Rud responde a esta pregunta de forma divertida y simple y sugiere cómo convertirla en un verdadero placer.

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Juan Sklar
@juansklar
Drogarse para sobrevivir

Por supuesto que no es lo mismo que mueran cinco personas en una fiesta electrónica de mil pesos la entrada a que mueran cinco pibes por fumar paco. Las muertes del paco son menos incómodas y más fácilmente explicables, incluso para el progresismo, bajo la falsa quimera del progreso y la inclusión social. “Si tuvieran trabajo y futuro, no se drogarían”.

Te puede interesar
"C. G. Jung", por Herbert Read (Quinta Parte)

Hacia el final del último párrafo de la entrega anterior (Cuarta Parte) de este extenso ensayo de Herbert Read sobre Jung (que tenemos el privilegio de transcribir para los calificados lectores de "Salud y Psicología"), nos es dado leer que el individuo ha depuesto su poder de decidir, su responsabilidad social y que se halla -la imagen es terrorífica- como un remache ("¡ni tan siquiera como un diente de rueda!") en un mecanismo cuyos movimientos y cuya dirección no tiene el poder de controlar. Lo que mueve la maquinaria (a falta de seres humanos excepcionales, talentosos y sabios, que pudiesen "gobernar la nave") es una fuerza demoníaca que procede directamente del inconsciente colectivo. No existe otra hipótesis que pueda explicar el empleo demencial contra la propia humanidad de las atroces armas de destrucción masiva que -ya se alarmaba Read en aquellos lejanos días de hace más de medio siglo- hoy están en poder de los seis u ocho Estados mundiales más poderosos. No ignora el lector sagaz que dicha carrera armamentística jamás halló solución de continuidad y que, lejos de eso, que hasta puede parecer una esperanza ingenua, la sofisticación y el poder de daño de los nuevos artilugios bélicos roza tal perfección que, se diría, nacidos de la mente infinitamente proterva de una divinidad hostil o loca. Seguimos:

Psicoanálisis
¿Soy Linda?

Cada vez que me miró al espejo me encuentro con un rostro y una figura que no me gusta. Inevitablemente comienzo a recordar todos los días que viví sin cuidarme con una dieta pertinente. Me torturo diciendo: "Mañana empiezo y va a durar para siempre" "tengo que ser flaca" "tengo que ponerme linda"

Te puede interesar