Control mental: Las 3 grandes razones que te impiden progresar

¿Cuántas veces te despertaste con la intención de llevar a cabo tus tareas importantes y terminaste el día con la sensación de no haber hecho nada productivo? 

Eso tiene un nombre: se llama procrastinación, aunque algunos le llaman “el ladrón del tiempo” o “el famoso mañana empiezo“.

Pero sea como sea ella, la procrastinación, es la culpable de que dejemos de hacer esas actividades importantes y en su lugar hagamos otras que nos resultan más placenteras y que no tienen otro objetivo que alargar nuestra gran tarea.

Lo que puedes ver en ella es “el ciclo de la procrastinación”, es decir, todo lo que podemos llegar a hacer con el único objetivo de seguir retrasando esa tarea importante que deberíamos hacer.

Pero hay más: debido al ritmo de vida acelerado que llevamos, se calcula que 9 de cada 10 personas sufren “el mal del ladrón del tiempo” como muchos le llaman.

Y tienes que saber que no es tu culpa… Es más, la mayoría de las veces comenzamos a posponer las cosas por tres grandes razones que se repiten una y otra vez.

Las 3 grandes razones del famoso “mañana empiezo”

1. Por miedo

¿No te pasó nunca que dejaste de hacer algo solo porque tenías miedo de no saber hacerlo, de no estar a la altura o de fracasar?

2. Por activación

¿Has retrasado alguna vez una tarea, dejándola para después y después y después… Hasta que no te quedó más tiempo para seguir posponiéndola y tuviste que terminar haciéndola de prisa y sin ganas?

3. Por indecisión

¿Te ha pasado alguna vez que quieres hacer algo pero no sabes por dónde comenzar ni cómo hacerlo y al final te perdiste pensando en la mejor manera de hacer algo sin llegar a tomar la decisión para hacerlo?

Estas son las tres grandes maneras por las cuáles la gran mayoría de las personas tenemos por costumbre procrastinar, posponer las cosas y “dejarlas para más adelante”.

Control mental: Procrastinar tiene graves consecuencias

* Causa estrés y ansiedad porque en el fondo sabemos que en algún momento vamos a tener que hacer esa tarea que evitamos.

* Hace que malgastes tus energías concentrándolas en tareas poco o nada importantes que se alejan de lo que deberías hacer.

* Te separa de tus metas ya que la procrastinación está directamente relacionada con la “inacción” y por tanto eso hace que retrases las acciones que te acerquen a donde quieras.

* Altera tu estado de ánimo y tu humor recordándote constantemente eso que tienes que hacer y aportando más frustración y desgaste.

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Malena Pichot
@malepichot
Los Melones se Acomodan, pero las Fichas NO

Estaba en un altar, con el vestido, con todo, junto a mi novio de la secundaria, pero en el patio de la primaria. La historia la recuerdo sólo desde el punto de ebullición, justo cuando me daba cuenta: “¿Qué? ¿Pero cómo? ¡Si soy tan chica! ¡Si es tan solo mi primer novio! Yo quiero muchos más ¿Qué estoy haciendo?”. Esa pesadilla está en el puesto número uno de recurrencia en mi adolescencia, esa y zombies. Qué bello era despertar y descubrir que no estaba casada, que no era la señora de nadie, que no había zombies, que no la había cagado. Porque esa era la preocupación que regía mi adolescencia. No cagarla. No cagarla era importante, porque realmente tenía todo para no cagarla y tenerlo todo es, básicamente, tener una familia amorosa.

Te puede interesar
El vacio en las anorexias y bulimias

La anorexia-bulimia ponen en causa el vacio (como un estomago recipiente a llenar o vaciar) pero no, todavía, el vacio como causa, como valor de falta. Es entonces el vacio, el fundamento del objeto y no el objeto que constituye el vacio. El vacio constituirá el fundamento del deseo del sujeto, la causa del deseo del sujeto.

Psicoanálisis