Amigarse con nuestro EGO

Admítelo: Tienes una parte buena y una parte mala, un YO bueno y un YO malo. Los dos habitan dentro de ti, no van a desaparecer. Por más que te esfuerzes duramente en ser bueno, algo de lo malo aparecerá y arruinará todos tus planes de un YO BUENO IDEAL. Condenados al fracaso, ¿Cómo hacer para tolerar lo malo que somos?

CONVIVIENDO CON EL ENEMIGO

El yo malo son los aspectos rechazados de ti mismo, desde la perspectiva de tu yo ideal. El yo bueno no es tu yo ideal, son los aspectos noblemente buenos dentro de ti, lo que has aprendido a lo largo de tu vida. Son el capital de tus experiencias positivas, lo que se ha sedimentado tras haber aprendido de cada error y vuelta levantarse. El yo ideal funciona como una proyección del yo bueno magnificada por tu superego.

El superego son las figuras paternales interiorizadas, aquellas voces investidas de autoridad que hemos internalizado dentro de nosotros mismos, hasta convertirlas en un portavoz de nuestros deseos. Una vez enquistadas dentro de nuestra mente, comienzan a hablar por si solas. Y una vez que forman pensamientos, desencadenan conductas y sentimientos que pueden ir en contra nuestro (ansiedad, tristeza, etc).

¿CÓMO AMIGAR NUESTROS EGOS?

Siendo JUSTO con cada uno. No le restes importancia a tu yo malo pensando que de esa manera estarás mejor; de hecho, todo lo contrario sucederá. Experimentaras pozos profundos de angustia si intentas esconder a tu yo malo por largos periodos de tiempo. Debes dedicarle la misma atención que le dedicas a tu yo bueno. Debes escuchar a los dos. Tienes que ser lo más justo posible con el tiempo que le dedicas a cada uno de ellos.

En el caso de tu superego y yo ideal el acceso vía la consciencia no es del todo posible. Estas formaciones psiquicas se hunden en un terreno insconciente. Sin embargo, tienen posibilidad de irrumpir a la consciencia y anoticiarnos de su existencia. Por lo general irrumpen comandando ciertas acciones repetitivas de tu yo malo que te fastidian. Son el tipo de acciones autoboicot por las que consultarias a un psicologo. Las que te dejan impotentes "NO PUEDO DEJAR de HACER o SENTIR esto".

Se que no es facil admitirlo y aceptarlo, pero no te queda otra alternativa, porque por más que no lo aceptes, tus aspectos negativos nunca desapareceran. Tu superego es el que es y la formacion de tu yo ideal estara alumbrandote como un espejo cada vez que te observes y te evalues. Quizas si probases juzgarte menos a ti mismo, te perdonases mas seguido y te quisieras tal como eres el asunto estaria resuelto. 

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
"Picasso" por Herbert Read

A continuación transcribimos del libro "Cartas a un joven pintor" (Editorial Siglo XX, año 1964), del filósofo, poeta, político, lúcido erudito y crítico de Arte y Literatura Herbert Read (1893-1968), la breve e intensa semblanza que hace de Pablo Picasso. Imperdible resulta el episodio en el que el genial malagueño les responde, días después de acabada la Segunda Guerra Mundial, a quienes le estaban enseñando unos dibujos infantiles enviados a París por el consejo Británico. ¡Que lo disfrute el lector!

Te puede interesar
Malena Pichot
@malepichot
La Jabru NO me Deja #@!

Uno de los flagelos del parri-pollo del humor en el que se ha convertido el stand up nacional es la categoría “mi señora”: un ser abominable que solo existe en el mundo para molestar al agotado hombre del hogar. Es una constante en el género la desesperación de los comediantes ante lo reclamos de una esposa insatisfecha, presentada como una carcelaria de la que no se puede escapar. Quizás tenga que ver con mi edad, con el hecho de que no creo en el matrimonio ni en la convivencia, pero, sinceramente, la problemática “mi señora me molesta” tiene muy poco de problemática, dado que la solución es bastante simple: separarse. Esto no estaría siendo una opción entre nuestros comediantes, que parecieran desenvolverse en 1950, cuando hacer material de la vida conyugal y quejarse de sus esposas seguramente era de lo más corrosivo y arriesgado. No es mi intención plantear una apología de la separación, muy por el contrario, lo que planteo es una renovación en el imaginario del matrimonio, ese imaginario que fue construido sobre la base de un hombre agotado y una mujer que lo interpela constantemente para hacerle la vida más difícil.

Te puede interesar