Como despedirnos de nuestros seres queridos

No sólo hay que aprender a dejar marchar las tensiones, sino también al moribundo. Si siente usted apego y se aferra a la persona que ha de morir, eso puede causarle mucho dolor innecesario y hacerle a ella mucho más difícil soltarse y morir en paz.

A veces el moribundo puede vivir muchas semanas o meses más de lo que los médicos suponían, y experimentar un gran sufrimiento físico. Christine Longaker ha descubierto que para que una persona en ese caso pueda soltarse y morir en paz necesita oír dos garantías verbales explícitas de sus seres queridos. En primer lugar, éstos han de darle permiso para morir, y en segundo lugar han de asegurarle que saldrán adelante después de su muerte, que no debe preocuparse por ellos. 

Cuando me preguntan por la mejor manera de darle a alguien permiso para morir, les digo que se imaginen que están de pie junto a la cabecera de la persona amada y que le dicen con la más profunda y sincera ternura: «Estoy aquí contigo y te quiero. Estás muñéndote, y eso es completamente natural; le ocurre a todo el mundo. Me gustaría que pudieras seguir aquí conmigo, pero no quiero que sufras más. El tiempo que hemos pasado juntos ha sido suficiente, y siempre lo tendré como algo precioso. Por favor, no sigas aferrándote a la vida. Déjate ir. Te doy mi más sincero y pleno permiso para morir. No estás solo, ni ahora ni nunca. Tienes todo mi amor». 

Una de mis alumnas, que trabaja en un hospicio, me habló de una anciana escocesa, Maggie, a la que fue a visitar poco después de que su marido, próximo a morir, hubiera entrado ya en coma. Maggie estaba triste y desconsolada porque nunca le había hablado a su marido del amor que sentía por él ni le había dicho adiós, y ahora creía que era demasiado tarde. La trabajadora del hospicio trató de alentarla diciéndole que aunque el enfermo no le respondía en absoluto, quizás aún podía oírla. Había leído que muchas personas al parecer inconscientes pueden de hecho percibir lo que ocurre a su alrededor, de modo que le sugirió que se sentara junto a él y le dijera todo lo que quería
decirle. A Maggie nunca se le habría ocurrido hacerlo, pero aceptó la sugerencia y empezó a hablarle a su marido de los ratos buenos que habían compartido, de cómo le echaría de menos y de cuánto lo amaba. Al final, después de haberse despedido, le dijo: «Me resulta difícil vivir sin ti, pero no quiero verte sufrir más, así que está bien que te marches». En cuanto hubo terminado, su marido emitió un largo suspiro y murió pacíficamente.

No sólo la persona que se está muriendo, sino toda su familia debe aprender a soltarse. Cada miembro de la familia puede hallarse en una fase distinta de aceptación, y eso ha de tenerse en cuenta. Uno de los grandes logros del movimiento de los hospicios es haber reconocido la importancia de ayudar a toda la familia a afrontar su pesar y sus inseguridades acerca del futuro. Algunas familias se resisten a dejar partir a su ser querido, pensando que lo contrario sería una traición y una muestra de que no lo aman lo suficiente. Christine Longaker les dice a estas familias que se imaginen en el lugar del que va a morir. «Imagínese que está en la cubierta de un transatlántico a punto
de zarpar. Vuelve la mirada hacia la orilla y ve a todos sus familiares y amigos que han venido a despedirle. A usted no le queda más remedio que partir, y el buque ya ha empezado a moverse. ¿Cómo querría que esas personas amadas se despidieran de usted? ¿Qué es lo que más le ayudaría en su viaje?». 

Incluso un ejercicio sencillo como éste puede ser muy útil para capacitar a cada miembro de la familia a encontrar su propia manera de afrontar la tristeza de la despedida. 

A veces me preguntan: «¿Qué puedo decirles a mis hijos sobre la muerte de un familiar?». Yo les aconsejo que lo hagan con delicadeza pero que les digan la verdad. No hay que hacerle creer al niño que la muerte es algo extraño o terrorífico. Déjelo participar, en la medida de lo posible, en la vida de la persona que va a morir, y responda con sinceridad a las preguntas que pueda hacerle. De hecho, la espontaneidad y la inocencia de un niño pueden aportar dulzura, frescor y a veces hasta sentido del humor, mitigando así el dolor de morir. Anime al niño o niña a rezar por la persona moribunda, y a sentir así que realmente está haciendo algo por ayudar. Y después de haberse producido la muerte, asegúrese de que le da al niño atención y afecto especiales.

 

Fuente: Sogyal Rimpoché; El libro tibetano de la vida y de la muerte. Buenos Aires, 2013, Ediciones Urano.

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Edith Gomez
@edigomben
4 razones por las que todo emprendedor debe ser resiliente

La resiliencia es inherente a un emprendedor exitoso: ¡es ese pequeño empujón extra! Eso te mantiene en movimiento, incluso cuando no puedes ver la línea de meta. Tu resistencia es lo que mide tu éxito. Es lo que hace funcionar a un buen emprendedor.

Sin embargo, para ser resilente debes ser desapegado, debes aceptar lo que llega y abrazarlo, hacer lo mejor posible con ello. Si eso te cuesta, quizás debas mantener tu mente abierta, para evitar estancarte.

Aquí hay cuatro buenas razones para mantener la calma y continuar.

1.    Es ciencia

Un par de psicólogos españoles en 2014 escribieron sobre las tres dimensiones de la resiliencia (resistencia, ingenio y optimismo) y cómo han ayudado al empresario promedio a catapultar su negocio en ese horizonte distante y exitoso.

No solo tu capacidad de recuperación es un predictor de tu éxito, sino que es uno de los factores más importantes (y especialmente, si eres mujer, estadísticamente ¡te beneficias más con tu optimismo que los hombres!).

2.    Aprendes sobre la marcha

La resiliencia no solo consiste en hacer despegar tu empresa, a veces les beneficia cuando tocas fondo y estás listo para comenzar de nuevo. La resiliencia es lo que te ayuda a construir una base estable e ir desde allí.

¿Sabías que los empresarios que están comenzando su segundo negocio después de un intento inicial fallido tienen muchas más probabilidades de encontrar el éxito en su segunda compañía? Si eres flexible, las probabilidades se acumulan a tu favor. Estás aprendiendo sobre la marcha, acercándote más y más al éxito. ¡No te rindas!

3.    Ha funcionado antes

¿Has oído hablar de esos nombres desconocidos en el mundo de los negocios: Sir James Dyson de Dyson Vacuums y JK Rowling de las famosas novelas de Harry Potter?

La resiliencia ha funcionado antes. Jimmy Dyson pasó cinco años trabajando en un prototipo para su aspiradora sin bolsa: construyó 5127 prototipos que simplemente pegaron en el mercado. En estos días, el negocio de aspiradoras sin bolsa de James es uno de los más grandes del mundo. Todo el mundo ha oído hablar de las aspiradoras Dyson, y eso se debe a que un hombre tuvo la capacidad de recuperación para seguir haciéndolo.

Incluso Joanne Rowling necesitaba una buena dosis de resistencia para comenzar. El primer agente al que envió Harry Potter no solo la rechazó, sino que mantuvo la carpeta en la que había enviado el manuscrito (no cabía en el sobre de devolución). Con casi nada de dinero, tuvo que comprar otro, y siguió enviándolo a los agentes y luego a los editores, que rechazaron su primera novela doce veces antes de que finalmente encontrara a Bloomsbury.

También funcionó de nuevo. Cuando Rowling llegó a los estantes después de publicar su último libro de Harry Potter, lo hizo bajo un seudónimo (Robert Galbraith) para ocultar su identidad. El número de cartas de rechazo de los editores fue ridículo: no sabían que estaban tratando con el primer autor multimillonario de la historia. Rowling perseveró, y finalmente encontró un editor dispuesto a tomar su seudónimo.

4.    Cree en ti mismo, y otros creerán en ti

Si eres un emprendedor, sabes lo importante que es tener personas que crean en ti. Ya sea que sea el CEO de una compañía con la que necesitas cerrar un contrato, un influyente que pueda impulsar tu carrera hacia nuevos lugares o un inversor potencial, la gente quiere creer en ti. Quieren ver lo que estás produciendo e invertir en la puesta en marcha que pueden ver convertida en un éxito.

Pero dependen de ti para decirles lo que puedes hacer, así que si no lo crees, nadie más lo hará. Si tu confianza toma una paliza justo antes de una buena reunión, confía en tu entrevistador para darte cuenta; tu resistencia puede marcar la diferencia entre llegar a un acuerdo y caer en una espiral autodestructiva.

Si en este punto en particular tienes problemas, te recomiendo leer este artículo sobre 20 libros para aumentar el autoestima y ser más feliz en Gananci, porque es clave para tener más confianza en ti mismo y creer en serio que tus proyectos valen la pena.

Entonces, si eres un emprendedor, sé resiliente. Nunca podrás estar seguro de qué es lo que vendrá luego.

Te puede interesar