Los beneficios psicológicos del sarcasmo

¿A alguno de ustedes les ha pasado que alguien les sale con un comentario lleno de sarcasmo que no les cae muy bien, pero en el fondo reconocen cierto ingenio de la persona? Pues, recientes estudios han descubierto que el sarcasmo tiene muchos más matices de los que muestra a primera impresión y esto hace que se pasen por alto algunos beneficios psicológicos del mismo.

Según Francesca Gino, investigadora del estudio en el Harvard Business School explicó a través de un correo lo siguiente:

“Para crear o decodificar sarcasmo, tanto los que lo expresan como los que lo reciben necesitan superar la contradicción (es decir, la distancia psicológica) entre los significados literales y reales de las expresiones sarcásticas. Este es un proceso que se activa y se facilita por la abstracción, que a su vez promueve el pensamiento creativo"

A pesar de ser la lengua franca de la Internet, el sarcasmo no es conocido como una forma sofisticada de ingenio o una manera de hacer amigos. El sarcasmo se ha conceptualizado como “la hostilidad disfrazada de humor”, el discurso cargado de desprecio preferido por los más listos y las niñas malintencionadas que son preferible evitar.

 

 

Por ejemplo, el día que Obama ganó la presidencia por primera vez, una famosa organización de noticias llamada “The Onion” (La cebolla) anunció la presidencia de Barack Obama de la siguiente manera: “Le han dado el peor trabajo de la nación a un hombre negro”

Más que una linda historia encabezando el momento histórico, la publicación satírica detalló sarcásticamente el desastre económico y político en el que Obama se había metido (esperando que lo acomode) desde su primer día como presidente. Fue una versión inesperada y atrevida del evento del día que causó risas, la cual también resaltó la triste realidad que la nación todavía tenía que enfrentar después que la celebración del momento terminara.

Otro ejemplo es el Actor Bill Murray. Su estilo de humor sarcástico lo ha convertido en el sujeto favorito de los memes en internet.

… O Dr. House: ¿Quién no tiene una relación amor / odio con este personaje? No podemos negar que es BRILLANTE pero sencillamente insoportable. Sin embargo muchos quisieran tener la creatividad y el ingenio de este malhumorado Doctor.

Existen muchos shows que generan contenido sarcástico y el público los ama: Saturday Night Live, The tonight show de Jimmy Fallon y muchos más.

Según Li Huang, coautor del estudio, comenta:

“Hemos encontrado que el sarcasmo puede estimular la creatividad, la generación de ideas, soluciones ideas o problemas que son nuevos y útiles. Como Oscar Wilde creía, el sarcasmo puede representar una forma inferior de ingenio, pero nos pareció que sin duda canaliza una forma superior del pensamiento.”

Desde luego que usar el sarcasmo en el trabajo o en situaciones sociales no está exento de riesgos. Es un estilo de comunicación que puede conducir fácilmente a la incomprensión y la confusión, especialmente en aquellas personas muy egocéntricas o sensibles. Pero si los que participan en el sarcasmo han desarrollado la confianza mutua, hay menos posibilidades de que alguien se sienta ofendido o herido, según los investigadores, incluso si surge un conflicto, no dejará de ser gracioso para ninguna de las partes.

Fuente: http://news.harvard.edu/gazette/story/2015/07/go-ahead-be-sarcastic/

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Juan Sklar
@juansklar
Drogarse para sobrevivir

Por supuesto que no es lo mismo que mueran cinco personas en una fiesta electrónica de mil pesos la entrada a que mueran cinco pibes por fumar paco. Las muertes del paco son menos incómodas y más fácilmente explicables, incluso para el progresismo, bajo la falsa quimera del progreso y la inclusión social. “Si tuvieran trabajo y futuro, no se drogarían”.

Te puede interesar
Malena Pichot
@malepichot
Los Melones se Acomodan, pero las Fichas NO

Estaba en un altar, con el vestido, con todo, junto a mi novio de la secundaria, pero en el patio de la primaria. La historia la recuerdo sólo desde el punto de ebullición, justo cuando me daba cuenta: “¿Qué? ¿Pero cómo? ¡Si soy tan chica! ¡Si es tan solo mi primer novio! Yo quiero muchos más ¿Qué estoy haciendo?”. Esa pesadilla está en el puesto número uno de recurrencia en mi adolescencia, esa y zombies. Qué bello era despertar y descubrir que no estaba casada, que no era la señora de nadie, que no había zombies, que no la había cagado. Porque esa era la preocupación que regía mi adolescencia. No cagarla. No cagarla era importante, porque realmente tenía todo para no cagarla y tenerlo todo es, básicamente, tener una familia amorosa.

Te puede interesar