Adicciones: Alcoholismo

El delirium tremens presenta la misma sintomatología que un delirio subagudo; pero lo que predomina es el temblor, un temblor importante, grueso, movimientos fuertes y automáticos de succión y agitación y la presencia de fiebre (40 o 41 grados).

Sindromes orgánicos con sintomatología Psiquiátrica. Alcoholismo

Mazzuca, R; Lombardi G; Lajonquiere. Curso de Psicopatología IV. Semiología y nosologías psiquiátricas. Ed. Tekne. Bs. As. 1987. Clase del profesor Carlos de Lajonquiere, fechada el 16/10/1986 

Hay una forma de intoxicación aguda con alcohol que se llama clásicamente en psiquiatría embriaguez patológica que tiene una evidente relación con cuadros psicopatológicos de base. Existen tres formas de embriaguez patológica, esto es muy frecuente de ver en las guardias, lo que se llama embriaguez con excitación motriz, embriaguez con alucinaciones o alucinatorias y embriaguez delirante con una enorme capacidad de fabulación. El diagnostico es sencillo, basta con acercarse.

En el caso del alcoholismo crónico están los trastornos que se llaman de tipo agudo. Se lo conoce clásicamente en psiquiatría como delirio subagudo. Comienza con un estado confuso-onírico, es decir, predomina la confusión mental. En ese estado de confusión se presenta este estado de onirismo, en el sentido de un estado parecido al que se describe en el sueño. Este estado onírico es absolutamente vivido y aparecen las llamadas zoopsias y micropsias, arañas, objetos pequeños, con predomino de alucinaciones de tipo visual.

Esto no es el delirium tremens (delirio con temblores) sino que la característica que tiene el delirio subagudo es la presencia de alucinación visuales y auditivas, y lo que se llama delirio ocupacional, donde le paciente ejecuta todos los movimientos y acciones vinculados a su trabajo en un estado de acción, de puesta en escena con fases de tranquilidad y fases de excitación.

El desencadenamiento no es a veces por una ingesta aguda de alcohol (ya son consumidores crónicos, con lo cual el daño ya existe). Al ser mal vista la adicción, el paciente no comunica que ingiere alcohol y llega a la consulta por un accidente, por ejemplo traumatismo de cráneo, lo que hace difícil el diagnostico.

El delirium tremens presenta la misma sintomatología que un delirio subagudo pero lo que predomina es el temblor, un temblor importante, grueso, movimientos fuertes y automáticos de succión y agitación y la presencia de fiebre. (40 o 41 grados)

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Raul Augusto Borgialli
@loqmsalvolavida
Budismo, el ser, la mente, el cuerpo

Psicología Budista, una ciencia de la mente

El budismo como ciencia de la mente, desarrollada hace más de 2000 años, integra en sus prácticas y preceptos, los desarrollos psicoterapéuticos occidentales y los supera. Aquí, una primera aproximación a sus enseñanzas y el esbozo de un modelo  para abordar lo humano.

Mindfulness
El poder de la seducción que llevamos escondido

La gran mayoría de las personas ignoran como usar el poder de la seducción en la práctica diaria; son muy pocos los que descubren este poder como herramienta vital para el éxito. Todos tenemos el poder de seducir, solo hay que sacarlo. Si lo aprendemos a usar de pequeños es más fácil luego; de todas formas nunca es tarde para sacarlo a relucir, porque lo llevamos dentro.

Te puede interesar