La indecisión ¿Qué nos frena a elegir claramente?

Durante nuestras vidas todo el tiempo debemos tomar decisiones, algunas son fáciles de tomar porque se refieren a lo cotidiano, a lo que repetimos siempre y otras no tanto. Cada decisión que tomamos determina nuestro futuro, lo que va a pasar a cada instante. Por ello, sabemos que debemos pensar bien antes de decidir ya que cada opción que tomemos nos va a conducir por caminos diferentes.

Muchas veces nos cuesta decidir y tener la tranquilidad de que no importe lo que pase tomamos la mejor elección. Pero hay algo que debemos tener en cuenta y es que elijamos lo que elijamos vamos a contar con una experiencia nueva que nos va a ayudar a que nuestra próxima elección en una situación similar que sea mas fácil.

La mayoría de las veces no nos decidimos por que nos importa lo que los demás digan y opinen acerca de nuestros actos y elecciones. Vivimos presos del juicio de los demás y tenemos miedo a que nos rechacen, pero la realidad es que cada uno construye sus propias experiencias y aprende mucho de cada error. Todos hemos cometido errores y lo bueno es aprender de ellos.

Una persona si verdaderamente te quiere, te va a querer por lo que sos y te va a aceptar así aunque muchas veces no apruebe tus comportamientos. Una vez que muestres a los demás que sos firme en tus decisiones te van a respetar y el tiempo los hará reflexionar y entenderte.

Las preguntas que podes formularte y responderte antes de tomar una decisión pueden ser:

¿Decido porque yo quiero o por lo que me van a decir los demás?

¿Qué es lo que me hace sentir bien?

¿Qué es lo que me hace sentir mal o inestable?

¿Qué me gustaría tener?

¿Qué me gustaría dejar?

Lic. Andrea Sastre

 

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
"C. G. Jung", por Herbert Read (Cuarta Parte)

Hacia 1839, Edgar Allan Poe publica en la revista "Burton's Gentleman's Magazine" el cuento corto de su autoría "William Wilson". En él, el no menos genial que atormentado escritor estadounidense aborda el siempre fascinante tema del "doppelgänger" ("doppel": doble y "gänger": andante). Salvo que en el caso de este relato, el doble del protagonista no juega un papel de malvado (como sí ocurre, por ejemplo, con Mister Hyde respecto del Doctor Jekyll en la célebre novela de Robert Louis Stevenson), sino que siempre aparece cuando éste, el protagonista, realiza alguna acción poco ética. Es decir, la Sombra a la que alude Jung está encarnada por el "original" y no por el "doble". Como sea, de haber vivido Jung por entonces y de haber ya concebido el proceso de "individuación" (o sea, el proceso de ponerse de acuerdo con uno mismo y de establecer un equilibrio entre nuestros impulsos en conflicto, adquiriendo así, de tal suerte, conciencia de nuestra Sombra y aceptando esta presencia inevitable), es muy probable que la memorable ficción poetiana no hubiese existido, o, de haber sido escrita igual por el bostoniano, otra sería la luz bajo la cual la observáramos. Dichas estas palabras introductorias, continuamos:

Psicoanálisis