Amar en los tiempos del hoy

¿Qué es el amor? ¿No es lo que todos deseamos, anhelamos y queremos? Pero, ¿alguien sabe definir al amor?

Cuando hablo de definir al amor no me refiero a las cualidades que nos hacen amar a alguien, ya sea hombre o mujer.

Lacan afirmaba que "Amar es dar lo que no se tiene a quien no es". Suena complejo. Sin embargo, lo que este psicoanalista francés quiso decir es que los seres humanos, cada uno de nosotros amamos en función de una falta. Una falta que es de tipo estructural y que las mujeres aceptamos como inherentes a nuestro ser, y es por ello que podríamos afirmar que en cuanto al amor, nos encontramos en ventaja con respecto al hombre.

Para amar a otro ser humano debemos reconocer y admitir, albergar dentro de nosotros esta carencia, reconocernos como incompletos y ubicarla en el otro; es por ello que sólo se ama verdaderamente a partir de una posición femenina.

 

Ni Una Sola Palabra de Amor from Andrea Carballo on Vimeo.

 

Sin embargo, en la actualidad, es cada vez más difícil reconocernos como incompletos. Pero, ¿cómo admitir hoy en día que algo nos falta? Vivimos rodeados de distracciones. Cada vez es más y más difícil encontrar espacios que nos reflejen esa falta que solo puede llenar otra persona. Inclusive el reconocer esa carencia, es un golpe a nuestro narcicismo, que luchamos día a día para construir, y que cuidadosamente procuramos que nadie lo destruya.

Hasta en un mundo que se ha construido sobre una base machista, para la mujer es particularmente intrincado reconocer esa insuficiencia, ya que para insertarse en el mundo y situarse a la altura del hombre debió anular todo tipo de diferencia existente, eliminando de esta manera cualquier tipo de rasgo o característica que denote vulnerabilidad.

De esta manera, con el tiempo, se llegó a construir el modelo de una mujer competente que postergó y hasta inclusive reemplazó el proyecto de familia por uno que incluye en lo posible el éxito, mayores responsabilidades y altos niveles de stress. Se abandonó, paulatinamente para estar en semejanza con el hombre, el romanticismo, el amor y la feminidad, ya que el amar sitúa a la persona en un lugar de incompletud y dependencia.

 

EL AMOR from Francisco Montoro on Vimeo.

 

Insistimos en que podemos estar solos, no necesitamos a nadie o nadie llena nuestras grandes expectativas. Nadie hace las cosas a nuestra manera o todos toman malas decisiones. Pero casi nunca somos capaces de darnos cuenta que necesitamos a alguien que nos complete, del cual depender y del que necesitamos aferrarnos.

Solo necesitamos asumir la falta, la “castración”, como explicaba Freud y reconocer que no estamos solos ni necesitamos estarlo. De a dos, es mejor.

María Eugenia Fernández

 

María Eugenia Frenández es estudiante de psicología, colabora en el seminario"La Felicidad en el Trabajo". Trabaja y vive en Buenos Aires, Argentina.

Contacto: eugenia.fernandez11@gmail.com

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
¿Soy Linda?

Cada vez que me miró al espejo me encuentro con un rostro y una figura que no me gusta. Inevitablemente comienzo a recordar todos los días que viví sin cuidarme con una dieta pertinente. Me torturo diciendo: "Mañana empiezo y va a durar para siempre" "tengo que ser flaca" "tengo que ponerme linda"

Te puede interesar
Edith Gomez
@edigomben
¿Se puede ser más feliz a través del deporte?

Por lo general, para todos aquellos a los que no les gusta pisar un gimnasio, les parecerá una locura la afirmación de que ejercitarse o hacer deporte,  aumentan la felicidad de las personas, sin embargo muchos otros estarán de acuerdo con esta teoría.

Es común que en alguna etapa de nuestra vida se haya convertido en prioridad el querer potenciar la belleza exterior, bien sea por estar tras una conquista o por cuestiones de salud, más sea cuales fueran las razones, siempre termina aportando positivamente al autoestima de la persona.

Supongamos que nuestra vida está plagada de ocupaciones; llevar a los niños a la escuela, trabajar, pagar cuentas, tráfico agobiante y toda clase de cosas poco agradables que nos hacen pasarla no también en nuestra vida diaria.

Para esas personas, es necesario poder contar con un momento distinto, en donde al menos por una hora, los problemas se conviertan en; como levantar una pesa, en superar a la defensa para marcar el gol y en compartir con los amigos durante el entrenamiento.

De alguna manera, la socialización y el compañerismo que despierta la práctica de actividades físicas, nos permite encontrar esa ansiada vía de escape a los problemas de la vida cotidiana.

Mindfulness