La tríada oscura y la psicología de James Bond

La triada Oscura comprende la psicopatía (falta de neurosis y ansiedad que compensa el miedo al rechazo y proyecta una sensación de dominio), el narcisismo (la exhibición ostentosa de éxito) y el maquiavelismo (manipulador socialmente). Estos 3 rasgos combinados pueden, a corto plazo, dar la impresión de ser un individuo frío, confiado y carismático, con el que resulta divertido estar, y que "llegará lejos". A largo plazo, sin embargo, las cosas se ven de una manera muy distinta.

¿Quién es James Bond?

En 2010, Peter Jonason y sus colegas publicaron un artículo titulado: "¿Quién es James Bond?", en el cual mostraban que hombres con una específica tríada oscura de rasgos de personalidad (La estratosférica autoestima del narcisismo; la intrepidez, crueldad, impulsividad y búsqueda de emociones de la psicopatía, y la falsedad y capacidad de explotar a los demás del maquiavelismo) pueden arreglárselas muy bien en determinados ámbitos de la sociedad. Y no solo eso, sino que también es muy probable que tengan un mayor número de parejas sexuales, y una fuerte inclinación hacia las relaciones esporádicas y breves, que hombres que tienen esos rasgos más bajos.

Lejos de constituir un inconveniente cuando se trata de relacionarse con el sexo opuesto, la tríada oscura, sostiene Jonason, puede, por el contrario, acelerar el pulso a las mujeres... y a través de la mejora de las posibilidades de propagación de los genes, en realidad puede representar una estrategia de reproducción muy afortunada.

El estudio de Jonason consistió en que 200 estudiantes universitarios rellenaron unos cuestionarios de personalidad destinados específicamente a comprobar la presencia de los atributos de la tríada oscura. También se preguntó a los estudiantes por sus relaciones sexuales, incluyendo su actitud hacia las aventuras ocasionales y a los rollos de una sola noche. Quién lo iba a decir: el resultado más destacado fue que aquellos estudiantes que puntuaban alto en la tríada tendían a tener más muescas en sus baqueteados y desgastados cabezales de cama que aquellos que puntuaban más bajo, sugiriendo así que algunos elementos de los 3 estilos de personalidad (narcisismo, maquiavelismo y psicopatía) aceleran una estrategia de proceso de emparejamiento del macho alfa, destinada a maximizar el potencial reproductivo:

1. Fecundar al máximo número de mujeres posible

2. Salir corriendo antes de que alguien te llame "papá"

Párrafos seleccionados de Dutton, K. (2014) La Sabiduría de los Psicópatas. Todo lo que los asesinos en serie pueden enseñarnos sobre la vida. Buenos Aires, Ed. Ariel.

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Raul Augusto Borgialli
@loqmsalvolavida
Funciones Ejecutivas

Funciones Ejecutivas: 5 Reglas de Oro para trabajar con niños y adolescentes

Neurociencias
"C. G. Jung", por Herbert Read (Cuarta Parte)

Hacia 1839, Edgar Allan Poe publica en la revista "Burton's Gentleman's Magazine" el cuento corto de su autoría "William Wilson". En él, el no menos genial que atormentado escritor estadounidense aborda el siempre fascinante tema del "doppelgänger" ("doppel": doble y "gänger": andante). Salvo que en el caso de este relato, el doble del protagonista no juega un papel de malvado (como sí ocurre, por ejemplo, con Mister Hyde respecto del Doctor Jekyll en la célebre novela de Robert Louis Stevenson), sino que siempre aparece cuando éste, el protagonista, realiza alguna acción poco ética. Es decir, la Sombra a la que alude Jung está encarnada por el "original" y no por el "doble". Como sea, de haber vivido Jung por entonces y de haber ya concebido el proceso de "individuación" (o sea, el proceso de ponerse de acuerdo con uno mismo y de establecer un equilibrio entre nuestros impulsos en conflicto, adquiriendo así, de tal suerte, conciencia de nuestra Sombra y aceptando esta presencia inevitable), es muy probable que la memorable ficción poetiana no hubiese existido, o, de haber sido escrita igual por el bostoniano, otra sería la luz bajo la cual la observáramos. Dichas estas palabras introductorias, continuamos:

Psicoanálisis