#adolescencia

Juventud moderna y grupos de pertenencia

Las terminologías modernas de los adolescentes, tipifican, incluso rotulan de manera hiriente a todo aquello que desentona con su medio social y modos de comunicarse. Podemos hablar de tres categorías generales, de modo coloquial: “Los cualificados” , “los villeros” y “los Frikis” , que devienen del término “Freak”, en Ingles, de connotación peyorativa, porque alude a fenómeno en el mal sentido de la palabra.

La necesidad de pertenecer a la manada; terror a quedar fuera del circulo

La sociedad se ha transformado en un colador de hoyos muy finos; donde querer pertenecer, genera frustración y un alto costo emocional en los jóvenes que sienten que no están a la altura del ideal de imagen social esperada. No existe un grupo único que incluya a los jóvenes en su totalidad. Si existe la partición de grupos  por categorías sociales:

El grupo de los cualificados; como indica la palabra, son los aptos que nacen en cuna de oro, gozan de educación bilingüe, como de universidades privadas; son de clase media alta; consumen ropa y  calzado de marca. Se mueven en vehículo propio; viajan al exterior de manera frecuente; gozan de medicina privada, y suelen recibir ayuda y herencia de bienes en vida, casi de manera garantizada.

El grupo de los Frikis; quieren pertenecer al grupo de los cualificados, pero no gozan de estirpe económica para acceder a lujos caros, ni colegios bilingües privados; van a universidad pública;  no cuentan con medio propio de transporte; viajan en colectivo, o tren,  y disponen de poco dinero para salidas nocturnas; aunque suelen celebrar eventos de tipo “cosplays”, donde profesan sus gustos de películas y viven su fantasía; suelen tener medicina privada, a través de la obra social de sus padres; pero no logran recibir ayuda económica, ni herencia de bienes familiares en toda la vida.

El grupo villero; es el más vulnerable de la población; comprende el mayor índice de embarazo adolescente; propensión al consumo de drogas, como la pasta base, y el pegamento; permanecen al margen de la sociedad; son invisibilizados por el resto; no tienen ninguna posibilidad de ascenso social ni económico; no acceden a medicina privada; no logran vestirse, ni alimentarse adecuadamente; no logran recibir herencia de bienes de familia, porque no son dueños de la tierra. Suelen ser nómades y usurpar casas deshabitadas.

Nota: Lo único que emparenta a los “Friki” y “villeros”, es que ambos tienen como ideal social al grupo de los “cualificados”.

COMENTA
Cristina Larripa
Licenciada en Bellas Artes. Escritora. Actualmente cursando la carrera de psicología en la Universidad de Buenos Aires. Realizó los siguientes Seminarios: Gestalt desde el Campo Relacional-Experiencial, Teoría y Práctica de la Psicogenealogía, Constelaciones Familiares, Psicodrama y Enfoque Gestaltico Transpersonal.