#crimen

El lado oscuro de “Relatos salvajes”

La mayoría de los espectadores reímos cómodos al abrigo de la ficción morbosa, intercalada con humor negro, para suavizar la realidad cruda y disfrutarla de modo pasatista; pero no observamos el lado B de la mecha corta que puede despertar en personalidades maníaco – depresivas, de naturaleza perversa, como fué el caso de Andreas Lubitz, copiloto Alemán, que estrelló deliberadamente el avión en los Alpes, conocido como el asesino de la tragedia de Germanwings.

 

Reseña  de un caso calcado de película

Se hace difícil no intentar comparar al personaje de ficción “Gabriel Pasternak”, con el suicida real Andreas Lubitz (Recordemos que en la película, Pasternak estrella deliberadamente el avión lleno de allegados y conocidos, sobre sus padres que estaban comiendo una parrillada en el jardín de la casa, para culminar su deseo de venganza postergado, y estudiado con antelación, en respuesta a quienes lo hirieron y perjudicaron emocionalmente durante toda la vida).

Situación que me obliga a trazar un paralelismo en el caso del suicida real, de 28 años, que atravesaba una fuerte depresión, a causa de la ruptura con su novia luego de 7 años. Fuentes de información, han constatado  que el copiloto, había buscado información por internet sobre métodos de suicidio, y sobre el funcionamiento de como trabar las puertas de las cabinas de vuelo, hasta poco antes de la víspera de la tragedia.

salvajes

 

Andreas Lubitz  =  Gabriel Pasternak  ¿Copia de la ficción o mera coincidencia…?

Las coincidencias de la ficción con la tragedia real, son espeluznantes; aunque ya sabemos que esto no fue calcado de la película, ya que no aparecen indicios de haber sido fuente de inspiración del verdadero suicida, que no solo decidió quitarse la vida por cuestiones ajenas a la película; sino que dispuso de manera egoísta  y azarosa, asesinar  sin ninguna carga de culpa al pasaje, por un impulso vengativo que nada  tenía en relación con las víctimas. Aun así se abre el debate público para cuestionar, si las películas de ficción como un Día de furia, y Relatos salvajes, no son capaces de sembrar una idea en las mentes perversas; para luego llevarlas a cabo, y desatar una tragedia real

COMENTA
Cristina Larripa
Licenciada en Bellas Artes. Escritora. Actualmente cursando la carrera de psicología en la Universidad de Buenos Aires. Realizó los siguientes Seminarios: Gestalt desde el Campo Relacional-Experiencial, Teoría y Práctica de la Psicogenealogía, Constelaciones Familiares, Psicodrama y Enfoque Gestaltico Transpersonal.