La unidad del campo perceptivo - Maurice Merleau Ponty

Merleau-Ponty quería demostrar que la percepción no es el resultado casual de las sensaciones "atómicas", en contraposición a la tradición iniciada por John Locke. Para Merleau-Ponty, en cambio, la percepción tiene una dimensión activa, en la medida en la que representa una apertura primordial al mundo de la vida en contra del atomismo antes citado. Logra valiosas conclusiones apelando no sólo a la fenomenología sino también con el gran aporte de la Teoría de la Gestalt.

Naturalmente la psicología clásica sabía muy bien que existen relaciones entre las diferentes partes de mi campo visual como también entre los datos de mis diferentes sentidos. Pero para ella esta unidad era construida, ella la atribuía a la inteligencia y a la memoria. Digo que veo hombres que pasan por la calle, escribe Descartes en un célebre pasaje de las Meditations, pero, en realidad ¿Qué veo exactamente? No veo más que sombreros y abrigos que podrían estar cubriendo perfectamente a unos muñecos que funcionan a base de resortes, y, si yo digo que veo hombres, es porque me apodero, “por una inspección del espíritu, de aquello que yo creía ver con mis ojos”. Estoy persuadido de que los objetos siguen existiendo cuando no los veo, por ejemplo a mi espalda. Pero para el pensamiento clásico, estos objetos invisibles no subsisten para mí más que a causa de que mi juicio los mantiene presentes. Incluso los objetos que tengo delante no son propiamente vistos, sino solo pensados. Así, yo no podría ver un cubo, es decir, un sólido formado por seis caras y doce aristas iguales, yo no veo más que una figura en perspectiva en la cual las caras laterales están deformadas y la cara dorsal absolutamente escondida. Si yo hablo de cubos es porque mi espíritu completa estas apariencias, suple la cara oculta. Nunca podré ver el cubo según su definición geométrica, sólo puedo pensarlo.

La percepción del movimiento muestra todavía mejor hasta qué punto la inteligencia interviene en la pretendida visión. En el momento en que mi tren, detenido en la estación, se pone en marcha, sucede a menudo que el tren que parece empezar a moverse es el que está parado al lado del mío. Los datos sensoriales por sí mismos son, pues, neutros y capaces de recibir diferentes interpretaciones según la hipótesis en la cual mi espíritu se detendrá. De modo general, la psicología clásica convierte a la percepción en un verdadero descifrado de los datos sensibles por obra de la inteligencia, es decir, en un comienzo de ciencia. Me han sido dados unos signos y debo descubrir su significación, me ha sido propuesto un texto y tengo que leerlo o interpretarlo. Incluso cuando tiene en cuenta la unidad del campo perceptivo, la psicología clásica permanece todavía fiel a la noción de sensación, que proporciona el punto de partida del análisis. Esto es así porque ha concebido los datos visuales como un mosaico de sensaciones y por lo tanto necesita fundamentar la unidad del campo perceptivo en una operación de la inteligencia.

¿Qué nos aporta sobre esta cuestión la teoría de la Forma? Refutando completamente la noción de sensación, nos enseña a no distinguir ya más entre los signos y su significación, entre lo que se ha sentido y lo que se ha juzgado. ¿Cómo podríamos definir exactamente el color de un objeto sin mencionar la substancia con la que está hecho, por ejemplo el color azul de esta alfombra sin decir que es un “azul lanoso”? Cézanne había planteado la cuestión: ¿Cómo distinguir en las cosas su color y su dibujo? No se trata de comprender la percepción como la imposición de una cierta significación a ciertos signos sensibles, ya que estos signos no podrían ser descritos en su textura sensible más inmediata sin referencia al objeto que significan. Si bajo una iluminación cambiante reconocemos un objeto definido por propiedades constantes, no es porque la inteligencia haga entrar en juego la naturaleza de la luz incidente y deduzca de ella el color real del objeto, es porque la luz dominante del medio, actuando como iluminación, asigna inmediatamente al objeto su verdadero color. Si miramos dos platos desigualmente iluminados, nos parecen igualmente blancos y desigualmente iluminados mientras el haz de luz que proviene de la ventana figure en nuestro campo visual. Si, por el contrario, observamos los mismos platos a través de una pantalla horadada con un agujero, al instante uno de ellos nos parece gris y el otro blanco, incluso si sabemos que es debido a un efecto de iluminación, ningún análisis intelectual de las apariencias nos mostrará el verdadero color de los dos platos. La permanencia de los colores y de los objetos no es, pues, construida por la inteligencia, sino aprisionada por la mirada en tanto adopta la organización del campo visual.

Por eso, la percepción de las formas en el sentido general de la estructura, conjunto y configuración debe ser considerada como nuestro modo de percepción espontáneo. La percepción analítica, que nos da el valor absoluto de los elementos aislados, corresponde, pues a una actitud tardía y excepcional.

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Edith Gomez
@edigomben
4 razones por las que todo emprendedor debe ser resiliente

La resiliencia es inherente a un emprendedor exitoso: ¡es ese pequeño empujón extra! Eso te mantiene en movimiento, incluso cuando no puedes ver la línea de meta. Tu resistencia es lo que mide tu éxito. Es lo que hace funcionar a un buen emprendedor.

Sin embargo, para ser resilente debes ser desapegado, debes aceptar lo que llega y abrazarlo, hacer lo mejor posible con ello. Si eso te cuesta, quizás debas mantener tu mente abierta, para evitar estancarte.

Aquí hay cuatro buenas razones para mantener la calma y continuar.

1.    Es ciencia

Un par de psicólogos españoles en 2014 escribieron sobre las tres dimensiones de la resiliencia (resistencia, ingenio y optimismo) y cómo han ayudado al empresario promedio a catapultar su negocio en ese horizonte distante y exitoso.

No solo tu capacidad de recuperación es un predictor de tu éxito, sino que es uno de los factores más importantes (y especialmente, si eres mujer, estadísticamente ¡te beneficias más con tu optimismo que los hombres!).

2.    Aprendes sobre la marcha

La resiliencia no solo consiste en hacer despegar tu empresa, a veces les beneficia cuando tocas fondo y estás listo para comenzar de nuevo. La resiliencia es lo que te ayuda a construir una base estable e ir desde allí.

¿Sabías que los empresarios que están comenzando su segundo negocio después de un intento inicial fallido tienen muchas más probabilidades de encontrar el éxito en su segunda compañía? Si eres flexible, las probabilidades se acumulan a tu favor. Estás aprendiendo sobre la marcha, acercándote más y más al éxito. ¡No te rindas!

3.    Ha funcionado antes

¿Has oído hablar de esos nombres desconocidos en el mundo de los negocios: Sir James Dyson de Dyson Vacuums y JK Rowling de las famosas novelas de Harry Potter?

La resiliencia ha funcionado antes. Jimmy Dyson pasó cinco años trabajando en un prototipo para su aspiradora sin bolsa: construyó 5127 prototipos que simplemente pegaron en el mercado. En estos días, el negocio de aspiradoras sin bolsa de James es uno de los más grandes del mundo. Todo el mundo ha oído hablar de las aspiradoras Dyson, y eso se debe a que un hombre tuvo la capacidad de recuperación para seguir haciéndolo.

Incluso Joanne Rowling necesitaba una buena dosis de resistencia para comenzar. El primer agente al que envió Harry Potter no solo la rechazó, sino que mantuvo la carpeta en la que había enviado el manuscrito (no cabía en el sobre de devolución). Con casi nada de dinero, tuvo que comprar otro, y siguió enviándolo a los agentes y luego a los editores, que rechazaron su primera novela doce veces antes de que finalmente encontrara a Bloomsbury.

También funcionó de nuevo. Cuando Rowling llegó a los estantes después de publicar su último libro de Harry Potter, lo hizo bajo un seudónimo (Robert Galbraith) para ocultar su identidad. El número de cartas de rechazo de los editores fue ridículo: no sabían que estaban tratando con el primer autor multimillonario de la historia. Rowling perseveró, y finalmente encontró un editor dispuesto a tomar su seudónimo.

4.    Cree en ti mismo, y otros creerán en ti

Si eres un emprendedor, sabes lo importante que es tener personas que crean en ti. Ya sea que sea el CEO de una compañía con la que necesitas cerrar un contrato, un influyente que pueda impulsar tu carrera hacia nuevos lugares o un inversor potencial, la gente quiere creer en ti. Quieren ver lo que estás produciendo e invertir en la puesta en marcha que pueden ver convertida en un éxito.

Pero dependen de ti para decirles lo que puedes hacer, así que si no lo crees, nadie más lo hará. Si tu confianza toma una paliza justo antes de una buena reunión, confía en tu entrevistador para darte cuenta; tu resistencia puede marcar la diferencia entre llegar a un acuerdo y caer en una espiral autodestructiva.

Si en este punto en particular tienes problemas, te recomiendo leer este artículo sobre 20 libros para aumentar el autoestima y ser más feliz en Gananci, porque es clave para tener más confianza en ti mismo y creer en serio que tus proyectos valen la pena.

Entonces, si eres un emprendedor, sé resiliente. Nunca podrás estar seguro de qué es lo que vendrá luego.

Te puede interesar
Raul Augusto Borgialli
@loqmsalvolavida
Educación Emocional

Educación Emocional: técnicas para regular las emociones desadaptativas

Neurociencias
El discurso anoréxico-bulímico 

En el camino de la sexualidad de la niña, se imponen como decisivos un cambio de la modalidad del goce (del clitorideo al vaginal) y de objeto (de la madre al padre). En la niña la castración la introduce en el Complejo de Edipo. Es origen del alejamiento de la niña respecto a la madre y de investiduras amorosas hacia el padre (porque posee "el falo"). 

Psicoanálisis
Anorexia-Bulimia: Parte XIII

El discurso capitalista es la supresión de la dimensión de la falta. No hay en efecto en este discurso – en esta forma histórica de lazo social – objeto perdido, sino reciclaje constante del goce en un sistema -aparentemente sin perdida.

Psicoanálisis