La Psicología Cognitiva es una Herramienta Social

El presente fragmento es un resumen del libro del Doctor Eduardo Keegan (“Escritos de psicoterapia cognitiva”. Eudeba, año 2007, Buenos Aires), especialista en psicoterapias cognitivas, en la cual cuestiona y debate el modelo monopersonal de afrontamiento de la realidad argentina. Descubre allí un intimo nexo entre la psicologia cognitiva, comunitaria y social; tomando base en la psicologia clinica individual.

Perder la Esperanza:

¿Qué es la desesperanza? Es la imposibilidad de representarse una situación futura en la que alguna adversidad presente se haya superado o al menos disminuido. Las visiones constructivistas de la realidad, y la teoría cognitiva en particular, nos enseñan que no son los hechos en sí sino las interpretaciones que de ellos hacemos las que determinan nuestra visión del futuro. La teoría cognitiva también sostiene que nuestro ánimo es interdependiente de nuestra cognición, en particular en lo que hace a la representación de nuestro futuro.

Así, la desesperanza es un síntoma central pero no exclusivo de la depresión. La investigación sobre el suicidio muestra, por ejemplo, que existe una mayor correlación entre desesperanza y conducta suicida que entre suicidio y depresión.

En la medida en que los factores de presión (stressors) se incrementan drásticamente, aun los individuos con poca vulnerabilidad (diátesis) pueden llegar a enfermar.

El desamparo, otra experiencia subjetiva característica de la depresión, está determinado no sólo por las circunstancias del entorno sino por la confianza en los recursos de afrontamiento que cada persona ha desarrollado.

Las investigaciones sobre desvalimiento aprendido muestran a las claras cuan trabajoso es sobreponerse a experiencias de desvalimiento.

La desesperanza se combate en la clínica mediante el análisis de la cognición del futuro, no buscando la corrección de una distorsión desde un ideal realista ingenuo, sino mediante el desarrollo de las capacidades para imaginar futuros alternativos posibles. Cuanto mayor sea la rigidez en la cognición del futuro, mayor será el riesgo de una construcción disfuncional.

El desvalimiento se combate en el nivel individual mediante el reconocimiento de los recursos de afrontamiento de los que el paciente dispone y el desarrollo de aquellos que necesita.

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Raul Augusto Borgialli
@loqmsalvolavida
Educación Emocional

Educación Emocional: Técnicas para regular las emociones desadaptativas

Neurociencias
Malena Pichot
@malepichot
La Jabru NO me Deja #@!

Uno de los flagelos del parri-pollo del humor en el que se ha convertido el stand up nacional es la categoría “mi señora”: un ser abominable que solo existe en el mundo para molestar al agotado hombre del hogar. Es una constante en el género la desesperación de los comediantes ante lo reclamos de una esposa insatisfecha, presentada como una carcelaria de la que no se puede escapar. Quizás tenga que ver con mi edad, con el hecho de que no creo en el matrimonio ni en la convivencia, pero, sinceramente, la problemática “mi señora me molesta” tiene muy poco de problemática, dado que la solución es bastante simple: separarse. Esto no estaría siendo una opción entre nuestros comediantes, que parecieran desenvolverse en 1950, cuando hacer material de la vida conyugal y quejarse de sus esposas seguramente era de lo más corrosivo y arriesgado. No es mi intención plantear una apología de la separación, muy por el contrario, lo que planteo es una renovación en el imaginario del matrimonio, ese imaginario que fue construido sobre la base de un hombre agotado y una mujer que lo interpela constantemente para hacerle la vida más difícil.

Te puede interesar