Neurobiología del Psicópata (III parte)

Semiología Psiquiátrica y Psicopatía. NEUROBIOLOGÍA DEL PSICÓPATA. Dr. Eduardo A. Mata

Buschsbaum y Silverman desarrollaron una técnica para comparar los componentes de potenciales evocados tempranos. Este componente PE representa la reacción cortical temprana que ocurre entre 100 y 140 ms después del estímulo. Los individuos que muestran una amplitud marcadamente incrementada de los PE como función de un estímulo crecientemente incrementado (curva positiva), son llamados aumentadores, en tanto que aquellos que muestran poco incremento o aún disminución en la amplitud de los PE a las intensidades más altas (curvas negativas) son llamados reducidores. Aunque esta terminología sugiere una dicotomía, la distribución de las curvas de intesidad entre estímulos y PE es continua y normal.

La reducción puede representar una función protectora cortical. El aumento puede ser considerado como un fracaso de la inhibición cortical o un marcador para un sistema nervioso fuerte en el sentido pavloviano de resistencia a una inhibición transmarginal a partir de una estimulación intensa.

Como ocurre con las respuestas cardíacas-respuestas reflejas defensivas, los aumentadores o reducidores en los PE están más claramente relacionados a los puntajes de la Escala de Desinhibición (DIS), la cual es una subescala de la Escala de Búsqueda de Sensaciones. El DIS mide la búsqueda de novedades y de sensaciones a través de otra gente como ocurre en reuniones desinhibidas y las experiencias sexuales variadas.

El PE aumentador es característico de individuos con trastorno bipolar (aun cuando no está bajo estado maníaco), alcohólicos, y delincuentes masculinos. Los reducidores son característicos de los esquizofrénicos crónicos o en agudos con pobre pronóstico. Las diferencias de género son inconsistentes, pero los aumentadores tienden a cambiar a reducidores con la edad.

Se han estudiado estas características en modelos animales. Los gatos "aumentadores" tienden a ser más exploratorios, activos, y muestran reacciones de lucha o aproximación ante estímulos novedosos, en tanto que los "reducidores" tienden a estar tensos y emotivos y alejarse como respuesta a estímulos novedosos.

Usando paradigmas condicionados, Saxton y col. encontraron que los gatos aumentadores eran más reactivos en un esquema de intervalos fijos, en el cual la gratificación es simplemente una función de presión sobre una palanca, pero los gatos reducidores rendían mejor en un esquema que les requiere mantener una baja tasa de respuesta para obtener gratificación. La última clase de esquema castiga a los respondedores impulsivos y requiere una capacidad para inhibir la respuesta y evitar el castigo (pérdida de gratificación). Los gatos aumentadores, por lo tanto, recuerdan a los buscadores impulsivos de sensaciones y a los psicópatas en su deficiencia en el aprendizaje de la evitación.

Siegel y otros extendieron el paradigma reducidores-aumentadores a las ratas, usando linajes Romanos de alta evitación (RHA) y de baja evitación (RLA). Estos dos linajes fueron criados a partir de un stock original Wistar para rendimiento en adquisición de tareas de dos vías de evitación activa. Las ratas RHA aprendieron rápidamente a evitar el shock, en tanto que las ratas RLAS tienden a congelarse más que correr y por lo tanto les toma mucho más tiempo aprender la evitación.

Casi todas las ratas RLA y Wistar eran, reducidores o aumentadores débiles, en tanto que la mayor parte de las ratas RHA estaban entre los moderados y fuertes aumentadores. Hay poca superposición en los potenciales evocados entre los grupos RLA y RHA en lo que hace al paradigma aumentadores-reducidores.

Debido a que todos los miembros de un linaje son como gemelos idénticos que comparten casi todos sus genes, se pueden hacer generalizaciones a partir de diferencias en los linajes encontrados en otros estudios. Además de las diferencias en la evitación activa, las ratas reducidoras son menos activas y más temerosas en las pruebas a campo abierto, menos agresivas cuando son shockeadas, muestran poca tolerancia a los barbitúricos y poco gusto por el alcohol, son más maternales con sus crías, y muestran menos respuesta hipotálamo adrenal al stress a través del disparo de serotonina, CRH, y ACTH. En respuesta a la estimulación de las áreas hipotalámicas laterales mediante la gratificación intrínseca ("placer") en el cerebro, las ratas de baja evitación son más sensibles a bajas intensidades, pero tienden a más escape cuando son estimuladas con altas intensidades. Las ratas de alta evitación, por lo contrario, un modelo conveniente para el buscador de sensaciones impulsivo, tanto normal como psicopático: activo, explorador de nuevos ambientes, agresivo, más susceptible de abuso de substancias, menos protectores de los más jóvenes, una necesidad de intensa estimulación como gratificación e insensibilidad a gratificaciones más débiles, y menor respuesta del eje adrenal al stress. Sin embargo, las ratas de alta evitación muestran un incremento en el disparo de dopamina en el córtex prefrontal en respuesta al stress. Las drogas opiáceas y estimulantes que son usadas por los buscadores impulsivos de sensaciones incrementan la actividad dopaminérgica.

Kumar y col. han hecho una excelente revisión de los trabajos que vinculan a los buscadores de sensaciones con el uso de drogas y, en cierta medida de alcohol, además de actividades, creencias y experiencias paranormales(3). Los resultados de sus trabajos muestran diferencias entre hombres y mujeres, dando puntajes más altos para los hombres, en especial para el uso de substancias. Los usadores de drogas tenían más altos niveles de creencias en fenómenos paranormales que los no-usadores, e informaron un número más alto de experiencias en tal sentido, tendiendo también a ser más introspectivos. En este último sentido no había diferencias entre hombres y mujeres.

Estos resultados sugieren que ambos tipos de comportamientos (drogas y experiencias paranormales) comparten algo en común: la búsqueda de aventuras y de experiencias variadas y excitantes. Mientras que la tendencia al aburrimiento y a la desinhibición parece ser más significativo en los usadores de drogas, no lo es tanto en los buscadores de experiencias paranormales. Es posible que la combinación de ambas conductas tenga que ver con motivaciones de introspección, más que por presión de los pares o razones culturales.

El comportamiento social de los altos buscadores de sensaciones observable en el laboratorio muestra altos niveles de expresión de afectos sociales positivos a través de miradas, sonrisas, risas, autoconfidencias y charlas. Las mujeres se involucran con los hombres en conversaciones privadas más que las que puntúan bajo. Las relaciones amorosas tienden a ser múltiples y superficiales.

Las variables demográficas de este rasgo están asociadas a la edad y al sexo. Van declinando consistentemente desde la adolescencia hacia los 60 años, siendo los puntajes de los hombres significativamente más altos que en las mujeres. El trastorno por personalidad antisocial es 4 a 7 veces más prevalente en varones que en mujeres y declina con la edad después de un pico a los 20 años. La socialización puede explicar algunas diferencias vinculadas al sexo, y la experiencia adquirida las que tienen que ver con la edad, pero también puede haber diferencias determinadas por cambios en los NT, enzimas y hormonas gonadales.

Las hormonas gonadales, en particular la testosterona, han sido asociadas con la sexualidad, la dominancia social y la agresividad en animales. Estos hallazgos han sido algunas veces extendidos a los humanos sin suficientes estudios comparativos. Altos niveles de testosterona en prisioneros han sido relacionados con historias de agresiones especialmente malignas, pero tanto en prisioneros como en normales la testosterona parece estar relacionada con la dominancia social, la búsqueda de sensaciones (desinhibición) y experiencias héterosexuales. La testosterona parece estar relacionada tanto con las dimensiones P como E, pero hay alguna evidencia de que hay menos de ella en los tipos introvertidos y ansiosos de hombres. Hay que tomar con prudencia estos datos porque el stress puede disminuirla y la estimulación sexual puede aumentarla en los hombres. Las relaciones entre testosterona y personalidad son recursivas, (Fig.6).

Para algunos autores, sin embargo, las hormonas gonadales, tanto la testosterona como los estrógenos, están directamente relacionadas con los buscadores de sensaciones varones, especialmente en los de tipo desinhibido. Estas hormonas estarían también negativamente relacionadas con la socialización y el autocontrol -otros dos marcadores para la dimensión ImpUSS- y a la variedad de experiencias heterosexuales y cantidad de parejas heterosexuales. Por otra parte, el estradiol en el hombre está relacionado con altos puntajes en el MMPI para esquizofrenia, hipomanía, y psicopatía. La testosterona en delincuentes presos está relacionada con la alta dominancia y extrema violencia. El cortisol y la NA en el LCR están inversamente relacionados a rasgos que constituyen la dimensión P-ImpUSS. El cortisol está producido por la activación de la vía del stress del eje adrenal, en tanto que la NA en el LCR puede ser parcialmente una función de la actividad en el LC y en las vías descendentes dentro de la médula. Cuando se enfrenta con un stress natural, tal como esperar sentencia por un hecho criminal, los prisioneros no psicópatas muestran alerta en sus mediciones periféricas y de NA y A, pero los tipos psicopáticos muestran poco cambio en el alerta adrenérgico.

La enzima MAO (Mono-amino-oxidasa) está contenida en las mitocondrias de las neuronas monoaminérgicas y regula el nivel de los NT disponibles en las células a través de degradación catabólica por los NT después de la recaptación. La MAO en los humanos es evaluada usualmente a través de las plaquetas. La MAO plaquetaria es usualmente de tipo B, la que está primariamente asociada con la regulación de las neuronas DA en el cerebro humano.

Bajos niveles de MAO plaquetaria han sido asociados con altos niveles del rasgo de búsqueda de sensaciones, y también con niveles altos de actividad social, criminalidad, tabaco, alcohol y drogas ilegales. Los alcohólicos, individuos con trastorno bipolar, y con trastorno borderline de la personalidad tienden a tener bajos niveles de MAO. Los niveles altos han sido vinculados con niveles bajos de búsqueda de sensaciones.

Los bebés que tienen alta MAO son menos activos y coordinados que los que la tienen baja, en los tres primeros días después del nacimiento, lo cual sugiere una influencia genética en las relaciones entre MAO y rasgos comportamentales entre los adultos. De hecho, los niveles de MAO parecen estar casi enteramente determinados genéticamente por un gen principal con numerosos alelos.

Las diferencias individuales en la MAO plaquetaria son altamente confiables y resistentes a cambios temporarios. Los aumentadores corticales de potenciales evocados tienden a tener baja MAO plaquetaria, en tanto que los reducidores muestran lo opuesto, lo cual provee otra relación entre los dos niveles del fenómeno. La demografía de la MAO es consistente con los puntajes de P, buscadores de sensaciones, y psicopatía: los hombres tienen menos MAO que las mujeres, y la MAO aumenta con la edad tanto en el cerebro como en las plaquetas sanguíneas.

Los hallazgos comparativos usando monos que viven en una colonia natural también proveen apoyo para las relaciones entre ImpUSS en humanos (y sociabilidad, también) con los niveles de MAO. Los monos de baja MAO se veían como más activos, socialmente dominantes, juguetones, sexuales y agresivos. Los monos con alta MAO tendían a ser inactivos, aislados socialmente, y bajos en la jerarquía de dominancia, y tendían a mostrar poca actividad sexual o agresiva.

Como se deduce de esto, la MAO plaquetaria ha sido relacionada con rasgos de personalidad y con el comportamiento tanto en humanos como en monos. Pero hay sutiles diferenciaciones entre los subcomponentes de este superrasgo. En un trabajo de Klinteberg y col.(5) realizado con pilotos militares de jets, se encontró que los perfiles de personalidad y sus características neuropsicológicas coincidían con la elección de una carrera que implicaba toma de riesgos, altos requerimientos profesionales de habilidades perceptuales y motoras. En ellos se midió la actividad de la MAO plaquetaria y los niveles séricos de un metabolito adrenal androgénico, el sulfato de dihidroepiandrosterona (DHEA-S), y se los comparó con un grupo de conscriptos. Contrariamente a lo que se podría esperar, no había diferencias en la MAO plaquetaria de ambos grupos, cuando se sabe que está descendida en otros tipos de tomadores de riesgos, como los escaladores de montaña y varias clases de deportistas con alta toma de riesgos. Que los pilotos no tuviesen baja MAO tiene que ver con el hecho de que este marcador está vinculado a la desinhibición motora en las tareas neuropsicológicas, en donde los pilotos obtenían, por lo contrario, altos puntajes. Los perfiles de personalidad de los pilotos diferían de los de los conscriptos en la dimensión esperada. Los primeros mostraban altos puntajes en la búsqueda de sensaciones, extraversión (E) y no-conformismo, y una tendencia a tener bajos puntajes en relación con la ansiedad.

Ambos grupos diferían en una de las dos escalas de impulsividad administradas. Se piensa, teóricamente, que la impulsividad está relacionada con una vulnerabilidad a los trastornos psicosociales "desinhibitorios", mientras que los rasgos de búsqueda de novedades parecen estar más bien vinculados a los comportamientos de toma de riesgos. La impulsividad que mostraba similitudes en ambos grupos tenía que ver con un subtipo "estrecho" de la misma, más bien relacionada con la tendencia a actuar bajo la presión de estímulos momentáneos.

Los pilotos tenían más altos niveles de DHEA-S, la cual, según estudios de Fava y col. (6, 7), correlaciona también inversamente con el tipo "A" de personalidad (que, se sabe, tiene un riesgo coronario mayor que la población normal). Diversos estudios han confirmado que la DHEA-S está vinculada a la búsqueda de sensaciones, la evitación de la monotonía, las escalas de asertividad, y la habilidad espacial, pero disminuye bajo la acción del stress crónico. En estas condiciones, sus niveles basales resultan bajos en relación con los de cortisol, sugiriendo un cambio en el metabolismo de la pregnenolona adrenal que va desde los andrógenos adrenales hasta los glucocorticoides. Se especuló que estos cambios córticoadrenales, que afectan a las tres clases de sus esteroides (mineralo, glucocorticoides y andrógenos adrenales) podrían maximizar la producción de cortisol necesaria para la supervivencia y minimizar el uso de la pregnenolona por síntesis de mineralocorticoides y andrógenos, no tan necesarios para la supervivencia en condiciones de stress severo.

La testosterona ha sido asociada con la agresión verbal y una preferencia por los deportes. No obstante, las relaciones entre andrógenos gonadales y adrenales no está todavía suficientemente clara. En conclusión, las características bioquímicas de los pilotos militares podría ser asociada a una personalidad impulsiva sin signos de desinhibición motora en las tareas neuropsicológicas. Por lo tanto, se puede aceptar que solamente algunos aspectos de la impulsividad son críticos cuando se asocian a baja actividad MAO. La actividad MAO plaquetaria y las hormonas andrógenas pueden estar también vinculadas a estos aspectos diferenciales de la impulsividad, y pueden interactuar también diferencialmente con la actividad frontal inhibitoria, más alta en las pruebas en los pilotos que en los conscriptos.

Otro trabajo de la misma autora y su equipo(8) permitió comprobar la existencia de una activación relativamente más alta del hemisferio derecho en las personas con baja MAO plaquetaria, la cual, a su vez, se asociaba con un acortamiento del tiempo empleado en la verificación y chequeo de las pruebas.

Extraido de la web: www.psicopatia.com.ar

Link directo al Articulo: http://www.psicopatia.com.ar/otros_autores/mata_neurobiologia.html

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
"C. G. Jung", por Herbert Read (Cuarta Parte)

Hacia 1839, Edgar Allan Poe publica en la revista "Burton's Gentleman's Magazine" el cuento corto de su autoría "William Wilson". En él, el no menos genial que atormentado escritor estadounidense aborda el siempre fascinante tema del "doppelgänger" ("doppel": doble y "gänger": andante). Salvo que en el caso de este relato, el doble del protagonista no juega un papel de malvado (como sí ocurre, por ejemplo, con Mister Hyde respecto del Doctor Jekyll en la célebre novela de Robert Louis Stevenson), sino que siempre aparece cuando éste, el protagonista, realiza alguna acción poco ética. Es decir, la Sombra a la que alude Jung está encarnada por el "original" y no por el "doble". Como sea, de haber vivido Jung por entonces y de haber ya concebido el proceso de "individuación" (o sea, el proceso de ponerse de acuerdo con uno mismo y de establecer un equilibrio entre nuestros impulsos en conflicto, adquiriendo así, de tal suerte, conciencia de nuestra Sombra y aceptando esta presencia inevitable), es muy probable que la memorable ficción poetiana no hubiese existido, o, de haber sido escrita igual por el bostoniano, otra sería la luz bajo la cual la observáramos. Dichas estas palabras introductorias, continuamos:

Psicoanálisis
Juan Sklar
@juansklar
Neoliberalismo Espiritual

El neoliberalismo económico tiene su sostén metafísico en el neoliberalismo espiritual: a la idea de que tu riqueza solo depende de tu esfuerzo le corresponde su análogo: “estar bien sólo depende de vos”.

Te puede interesar