La caída del Nombre-del-Padre en la Sociedad de Consumo

El padre ya no ocupa el lugar de la última palabra o autoridad, sino que este lugar queda del lado materno por razones culturales y económicas. Los adolescentes no encuentran en el padre el límite entre lo verdadero y lo falso, más bien reciben sus contradicciones en su actitud, en lo social y en el trato diario. El padre es una figura en crisis en la sociedad de consumo.

Es un productor de dinero y un consumidor más. El lugar paterno puede ser el de un cómplice o un censor. El padre se transforma en un personaje que admite o prohíbe, pero la reglamentación de lo permitido y lo prohibido, la escucha y el consejo quedan del lado materno.

El adolescente al enfrentar la ley pública busca lo que falta en su hogar: el padre como garante del lugar de la ley, del lugar de la última palabra frente a lo real. Lo reprimido por el esfuerzo y las costumbres se transforma en lo que se expone como un signo. El fracaso del padre y sus ideales trae como contrapartida una tendencia a gozar de mas, sin límites, en relación a deseos infantiles que fueron reprimidos por la presencia del padre, que solo estuvo pero en déficit.

El impulso es a trasgredir y buscar en el exceso, la felicidad química. Suplantar al padre porque no hay padre o lo hubo pero muy fallido. La búsqueda se torna en un imperativo y se vuelve un esclavo de este imperativo, que se le impone sin límites: la felicidad. El imperativo hace a la adicción y la defiende contra los reproches y castigos. Porque la adicción es el acto del imperativo, es el modo en que se realiza. Los ideales cubrían lo obsceno del ser adicto, pero el imperativo es a muerte.

En el fondo de cada drogadicto hay un reemplazo del padre por el imperativo del goce. Se idealiza la muerte, los deseos suicidas y el vértigo. Desafío y omnipotencia. El consumo de drogas se vuelve una práctica perversa que anuncia un goce imposible: el paraíso artificial. Dominado por la ilusión del goce ilimitado cumple en la sobredosis al pie de la letra: goza hasta morir, hasta morir de goce.

párrafos seleccionados de: CALABRESE SANTIAGO. Drogadicción y Educación. Ed. Tekne. 1994. Cap. 7: la familia y la ley.

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Malena Pichot
@malepichot
Los Melones se Acomodan, pero las Fichas NO

Estaba en un altar, con el vestido, con todo, junto a mi novio de la secundaria, pero en el patio de la primaria. La historia la recuerdo sólo desde el punto de ebullición, justo cuando me daba cuenta: “¿Qué? ¿Pero cómo? ¡Si soy tan chica! ¡Si es tan solo mi primer novio! Yo quiero muchos más ¿Qué estoy haciendo?”. Esa pesadilla está en el puesto número uno de recurrencia en mi adolescencia, esa y zombies. Qué bello era despertar y descubrir que no estaba casada, que no era la señora de nadie, que no había zombies, que no la había cagado. Porque esa era la preocupación que regía mi adolescencia. No cagarla. No cagarla era importante, porque realmente tenía todo para no cagarla y tenerlo todo es, básicamente, tener una familia amorosa.

Te puede interesar