Clínica y Evaluación de las Funciones Yoicas

El individuo interactúa tanto con el mundo exterior, como con sus fuerzas internas. Muchos psicoanalistas utilizan un constructo teórico llamado "yo" para explicar cómo esto sucede. Los propulsores de la psicología del yo (Ego Psychology) investigan el desarrollo normal y patológico del ego, a través de la observación del manejo de los impulsos libidinales y agresivos y la adaptación a la realidad.

De los tres sistemas (Yo, Ello y Superyó) descriptos por Freud en la segunda tópica del aparato psíquico, el Yo es el que posee mayor movilidad de los tres. En una psicoterapia psicoanalítica el análisis del estado de las funciones yoicas de un paciente, es vital para la planificación de la modalidad de abordaje más acorde con las posibilidades reales del paciente, como para la evaluación de los cambios ocurridos en el proceso terapéutico.

Se tomará la clasificación descripta en el Capítulo 8 del libro “Teoría y Técnica en Psicoterapias”, donde H. Fiorini divide a las funciones yoicas en tres grupos: 1. Básicas, 2. Defensivas, 3. Sintéticas, integradoras u organizadoras.

Funciones Básicas:

Conjunto de actividades mentales constituido por la percepción, la atención, la memoria, la anticipación (planificación), el pensamiento, la exploración (conductas de rodeo), la ejecución, control y coordinación de la acción. Aluden a características importantes de las funciones cognitivas y están dotadas de cierto potencial de autonomía, aunque interaccionan regularmente con los impulsos y son influidos por estos. Son señales de fortaleza yoica tanto el presentarse no interferidas por mecanismos de defensa que las debiliten, como su grado de conservación y ajuste ante la angustia.

Funciones Defensivas:

Son las funciones yoicas que están dirigidas a “neutralizar las ansiedades mediante diversas modalidades de manejo de conflicto, creados entre condiciones de realidad, impulsos y prohibiciones”, restableciendo el equilibrio psíquico, eliminando una fuente de peligro y tensión. Como denominador común de todos los mecanismos de defensa encontramos que de cumplirse su cometido, logran limitar el desenvolvimiento de la angustia y permiten al yo seguir funcionando globalmente. La presencia de ansiedad es indicadora del fracaso de las mismas. Las conductas defensivas no existen solamente en procesos patológicos, sino que intervienen normalmente en el ajuste adaptativo del sujeto. Un desarrollo defensivo adecuado implica la posibilidad de apelar a una amplia gama de recursos para el logro del equilibrio y no el uso de algún mecanismo de manera estereotipada. La variación y la plasticidad son los indicadores de salud o patología. Determinados mecanismos pueden ser transitorios o estructurales.

Proyección: “operación por medio de la cual el sujeto expulsa de sí y localiza en el otro (persona o cosa) cualidades, sentimientos, deseos, incluso objetos que no reconoce o que rechaza de sí mismo”. Defensa de origen muy arcaico y su presencia es previa a la de la represión.

Introyección: “El sujeto hace pasar, en forma fantaseada, del afuera al adentro objetos y cualidades inherentes a esos objetos”, incorporando de esta manera características o cualidades que provienen de un objeto externo o del mundo exterior. Este mecanismo está relacionado con el proceso de identificación. 

Regresión: “se llama así a la reactivación y actualización de conductas, que corresponden a un periodo anterior, ya superado por el sujeto”. Ante la presencia de un conflicto imposible de resolver, el sujeto apela a conductas adecuadas a otro momento de la vida. 

Desplazamiento: “consiste en que el acento, el interés, la intensidad de una representación puede desprenderse de esta para pasar a otras representaciones originalmente poco intensas, aunque ligadas a la primera por una cadena asociativa”. Esta defensa es típica en las fobias, donde la evitación de un objeto es transferida a otro, permitiendo mantener relación con el objeto primitivo. “La teoría psicoanalítica del desplazamiento recurre a la hipótesis económica de una energía de catexis susceptible de desligarse de las representaciones y deslizarse a lo largo de las vias asociativas”.

Represión: “operación por medio de la cual el sujeto intenta rechazar o mantener en el inconsciente representaciones (pensamientos, imágenes, recuerdos) ligados a una pulsión. La represión se produce en aquellos casos en que la satisfacción de una pulsión (susceptible de procurar por su misma placer) ofrecería el peligro de provocar displacer en virtud de otras exigencias”.

Conversión: “consiste en una transposición de un conflicto psíquico y una tentativa de resolución del mismo en sintomas somáticos, motores o sensitivos”. “La libido desligada de la representación reprimida se transforma en energía de inervación. Pero lo que caracteriza los sintomas de conversión es su significación simbólica: tales sintomas expresan a traves del cuerpo representaciones reprimidas”. No es que lo psíquico se convierta en somático sino que se expresa a traves de.

Aislamiento: “consiste en aislar un pensamiento o un comportamiento de tal forma que se rompan sus conexiones con otros pensamientos o con el resto de la existencia de un sujeto. Entre los procedimientos de aislamiento podemos citar las pausas en el curso de pensamiento, formulas, rituales y de un modo general, todas las medidas que permiten establecer un hiato en la sucesión temporal de pensamiento o de actos”.

Racionalización: “procedimiento mediante el cual un sujeto intenta dar una explicación coherente, desde el punto de vista lógico, o aceptable desde el punto de vista moral, a una actitud, un acto, una idea o un sentimiento cuyos motivos verdaderos no percibe”. Para evitar la frustración o el conflicto, se dan razones o argumentos que los encubren (es una forma de negación).

Formación reactiva: “actitud o habito psicológico de sentido opuesto a un deseo reprimido y que se ha constituido como reacción contra este (ej. pudor frente a tendencias exhibicionistas)”. En términos económicos, es una contracatexis de un elemento consciente de fuerza igual y dirección opuesta a la catexis inconsciente. Expresa el conflicto ambivalente, donde una de las mociones que se enfrentan, en general la amorosa, esta exacerbada en tanto la otra desaparece pero con el peligro de la reactivación.

Negación: “procedimiento en virtud del cual el sujeto, a pesar de formular uno de sus deseo, pensamientos o sentimientos hasta entonces reprimidos, sigue defendiéndose negando que le pertenezca”.

Idealización: “proceso psíquico en virtud del cual se llevan a la perfección las cualidades y el valor del objeto”. Es defensa contra pulsiones destructoras. Paralela a la escisión objeto bueno e idealizado.

Escisión del objeto: defensa primitiva ante la angustia. El objeto al que tienden las pulsiones eróticas y destructivas es escindido en un objeto “bueno” y un objeto “malo”, que entonces seguirían destinos relativamente independientes, dentro del juego de introyecciones y proyecciones”.

Funciones sintéticas, integradoras y organizadoras:

Permiten establecer conexiones entre aspectos diversos con el fin de obtener una unidad. Toda función sintética se alterna con su complementaria de análisis. La posibilidad de anticipación de un sujeto ante diversas situaciones es el reflejo del estado de estas funciones yoicas. Se ponen a prueba cuando frente a cambios el sujeto debe reorganizar sus relaciones con el mundo acudiendo a nuevas formas de adaptación.

Efectos del ejercicio de las Funciones yoicas:

Adaptación a la realidad: detectable por la calidad de su funcionamiento en situaciones sociales cotidianas. Se ponen en juego funciones de tipo 1, 2 y 3 (anticipación). No debe confundirse con sumisión, sino que la verdadera adaptación es activa y no pasiva. Su evaluación debe ser realizada en conocimiento de la matriz cultural de la que forma parte el sujeto.

Prueba de realidad: “es la capacidad que le permite al sujeto la distinción del origen de una idea, ya sea del mundo externo (percepciones) o del mundo interno (huella mnémica), y verificar la exactitud de la misma”. Se basa en la posibilidad de inhibición del Proceso Primario. 

Sentido de realidad: “es la capacidad de cargar libidinalmente la representación del estado real del mundo exterior y del self”. Volviéndose así coherentes la experiencia del mundo y del sí mismo.

Regulación y control de impulsos: “es la capacidad de captar deseos y/o necesidades, y llevarlas a la acción; en la medida en que esta sea posible en la realidad externa”. Su logro incluye diferentes operaciones como descarga, ejecución, demora, desvió de la descarga a traves de defensas etc.; y es señal de fortaleza yoica. 

Tolerancia a la frustración: Implica poder recibir una frustración libidinal sin que aumente excesivamente la angustia y sin tener que apelar a defensas marcadamente regresivas. Para su logro adecuado son tan importantes las experiencias tempranas gratificantes que neutralicen la agresión, como ciertas experiencias lo suficientemente frustrantes que permitan la diferenciación del objeto y el desarrollo de la capacidad de demora. La evaluación de esta capacidad es central a la hora de elegir recursos técnicos, ya que determinadas modalidades de abordaje son contraindicadas en sujetos con dificultades en la tolerancia a la frustración.

Tolerancia a la angustia: “es la capacidad de contener los montos de angustia producidos por las vicisitudes cotidianas, sin tener que actuar para descargarlo”. Para determinar el grado de fortaleza de un sujeto es esencial la detección del tipo de angustia (señal o traumática) y su intensidad (aspecto cuantitativo). Cuanto menor es el umbral de tolerancia, mas enérgica es la medida a la que apela el sujeto para controlarse (acting out).

Capacidad Sublimatoria: La pulsión es desviada hacia un nuevo fin, sin perder gran intensidad y apunta hacia objetos valorados socialmente. Se caracteriza por inhibición del fin impulsivo, su desexualizacion, completa absorción del instinto y sus secuelas, introduce una modificación en el yo. Se instalan nuevos canales de descarga sin tener que acudir a defensas patológicas frente a los impulsos intolerables. Genera aéreas de descarga no conflictiva.

Tres cualidades asignables a estas funciones: 1. Autonomía: el grado de ajuste logrado por ciertas funciones a pesar de la presencia de conflictos. 2. Fuerza: eficiencia adaptativa lograda. 3. Plasticidad: la multiplicidad o no del repertorio de funciones a las que apela el sujeto según las exigencias a las que se encuentra sometido. El rastreo de las mismas, contribuirá al diagnostico de la labilidad o fortaleza yoica de un sujeto.

Resumen de Bodón, Cecilia: “Guía para la detección clínica y evaluación de las funciones yoicas”. Ficha Cátedra Menendez. 

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Edith Gomez
@edigomben
6 recomendaciones para tener una conciencia limpia

La conciencia intranquila es algo que afecta a muchas personas y puede ser debido a diversas razones. Quizá el recordarse constantemente de errores que cometieron en el pasado, el no creerse suficientemente buenos en algo en lo que se están desempeñando actualmente, el creerse que las malas decisiones tomadas en el pasado volverán para acecharlos, ciertos puntos de algunas religiones que señalan con el dedo y más.

La conciencia es algo que todos y cada uno de nosotros poseemos, solo que para una buena parte de la población esta no da mayores problemas, mientras que para otros se puede convertir en una importante fuente de estrés y culpa. Si este momento estás pasando por algo así -por las razones que sea- aprende en Gananci cómo quitar el estrés y como no vale simplemente con atacar el síntoma, sino también la causa, es importante ir un poco más allá.

Según el Diccionario de la Real Academia Española, la palabra conciencia se define como el conocimiento del bien y del mal que permite a la persona enjuiciar moralmente la realidad y los actos, especialmente los propios. También a este término se le puede decir que es el sentido moral y ético propios de una persona.

Entonces, cuando en algún punto hemos obrado mal o existe cierto arrepentimiento, se puede decir que el cargo de conciencia que eso provoca no nos deja tener un estilo de vida óptimo, ya que será algo que siempre vendrá a nuestra mente aun en los momentos menos indicados o cuando menos lo esperemos.

Hay que tomar en cuenta que no existe nadie en el mundo puede estar orgulloso de todas y cada una de las acciones que ha realizado desde su nacimiento hasta el punto actual de su vida. Todos tenemos algunas áreas que no nos agradan particularmente, pero eso no quiere decir que no podamos tener una conciencia limpia al respecto.

¡Sí se puede! Y esto es importante saberlo porque a pesar de que esa situación se repita una y otra vez en nuestra mente no hay manera de modificarla, por lo que no vale la pena permitir que siga siendo un elemento fundamental de nuestros pensamientos y mucho menos que muchas de las decisiones que tomemos se rijan por ese particular episodio.

Como no podemos cambiar las razones por las que se ha generado un cargo de conciencia, lo que sí podemos hacer al respecto es poner en práctica las siguientes recomendaciones que te ayudarán a tener una conciencia tranquila a partir de ahora:

1.- Cree que puedes alcanzarla: tener la conciencia tranquila es un sentimiento de paz al que puedes tener acceso si te lo propones y trabajas en ello. Puede que en algún punto no te sientas merecedor de ello, pero sí lo eres. Para poder tener una conciencia tranquila necesitas conocer tu valor. Una buena autoestima es importante para lograr cualquier cosa que te propongas. Para ayudarte en este tema te puede servir leer este listado de libros acerca de la autoestima.

Además, que hayas cometido algunos errores en el pasado no significa que tu valía haya disminuido, cuando te deshaces de ese pensamiento empezarás a ver importantes cambios en ti y en la forma en que actúas porque la culpa ya no será uno de tus principales impulsores.

2.- Comprende que todos cometemos errores: esto es un hecho del que nadie se libra, pero al hacernos conscientes de ello podemos utilizarlo a nuestro favor. Las equivocaciones que has cometido no puedes cambiarlas, pero sí puedes sacar un aprendizaje de ellas para que no tengas que volver a pasar por lo mismo una y otra vez.

3.- Deja de señalarte a ti mismo: a veces tu peor crítico puedes ser tu mismo, así que deja de recordarte una y mil veces las cosas en las que te equivocaste y utiliza esa energía en cosas más productivas. Las actividades que realizaste en el pasado no definen quien eres, sobre todo porque eres capaz de decidir tu comportamiento, así que haber hecho algo anteriormente no significa que debas repetir esa conducta por siempre.

Perdónate a ti mismo primero y verás cómo sentirás un importante alivio en tu conciencia y tendrás más oportunidades de mejora en adelante.

4.- Actúa en base a tus valores y aquello que crees: revisa tu sistema de valores y cada vez que vayas a tomar una decisión o a hacer algo, compáralo con estos principios que son importantes para ti. Cuando tienes un criterio firme y actúas en base al mismo, tendrás una conciencia tranquila porque no te traicionas.

5.- Aduéñate de las cosas que haces para evitar arrepentimientos: este punto también es muy importante. Si haces algo o tomas una decisión sobre la que tienes dudas, necesitas adueñarte de la misma, saber todas las razones por las cuales actuaste así y por qué no pudo haber sido de otra manera.

Cuando tienes estos aspectos bien claros será difícil que te arrepientas ya que confías en ti mismo. Incluso cuando esa decisión o acción no haya sido la más acertada tendrás la conciencia limpia y podrás aprender de esa experiencia para el futuro.

6.- Ten presente que tus acciones tienen consecuencias: no te avergüences de las cosas que hiciste anteriormente porque eso se quedó en el pasado y mientras sigas atado a la culpa no podrás tener una conciencia limpia. No puedes “limpiar” tu conciencia haciendo cosas buenas, lo puedes hacer construyendo una buena relación contigo desde el interior.

Recuerda que cada una de las cosas que hagas tiene consecuencias para ti e incluso para personas a tu alrededor, por lo que debes ser muy responsable con las mismas. Así la conciencia no será un problema para ti en un futuro

Mindfulness