#Mindfulness

¿Se puede ser más feliz a través del deporte?

Por lo general, para todos aquellos a los que no les gusta pisar un gimnasio, les parecerá una locura la afirmación de que ejercitarse o hacer deporte,  aumentan la felicidad de las personas, sin embargo muchos otros estarán de acuerdo con esta teoría.

Es común que en alguna etapa de nuestra vida se haya convertido en prioridad el querer potenciar la belleza exterior, bien sea por estar tras una conquista o por cuestiones de salud, más sea cuales fueran las razones, siempre termina aportando positivamente al autoestima de la persona.

Supongamos que nuestra vida está plagada de ocupaciones; llevar a los niños a la escuela, trabajar, pagar cuentas, tráfico agobiante y toda clase de cosas poco agradables que nos hacen pasarla no también en nuestra vida diaria.

Para esas personas, es necesario poder contar con un momento distinto, en donde al menos por una hora, los problemas se conviertan en; como levantar una pesa, en superar a la defensa para marcar el gol y en compartir con los amigos durante el entrenamiento.

De alguna manera, la socialización y el compañerismo que despierta la práctica de actividades físicas, nos permite encontrar esa ansiada vía de escape a los problemas de la vida cotidiana.

La explicación científica

A través de las décadas la ciencia ha demostrado que hacer ejercicios regularmente, contribuye positivamente en la salud de las personas, al disminuir el riesgo de desarrollar cáncer, diabetes, obesidad, afecciones cardiacas e incluso aumentar la expectativa de vida.

 Pero a nivel de salud mental, se tiene conocimiento de sus múltiples beneficios y se estima que el 25% de la población mundial padece de uno o más trastornos de este tipo durante su vida, entre ellos el más común es la depresión.

 Aunque la mayoría se somete a terapias psicológicas o al consumo de antidepresivos para tratarla, estudios han revelado que el ejercicio puede ser una forma muy eficaz para prevenir y combatir este mal.

Tras la realización de una actividad física, es normal que experimentemos una sensación de felicidad,  alivio del estrés y tranquilidad, combinación que resulta difícil de explicar. Esto se debe a que al ejercitarnos liberamos una serie de hormonas que nos inyectan energía y por ende ayudan a sentirnos más saludables.

 Más allá de los efectos hacia lo externo, también genera un trabajo conjunto en el que participan diversos órganos para garantizar la obtención de energía y lograr que el cuerpo funcione correctamente.

 Conozcamos cuales son las cinco (5) hormonas causantes de nuestra felicidad al entrenar:

1. Serotonina: Es la encargada de dar una sensación de calma, que además nos permite conciliar mejor el sueño y regular la ingesta de las comidas.

2. Dopamina: Es la hormona encargada de hacernos tener esa sensación de placer tras haber realizado una actividad física, estableciendo un vínculo entre el sentimiento de placer y el esfuerzo físico.

3. Vasopresina: Es la encargada de regular la hidratación, su producción está condicionada a la cantidad de tiempo, así como al nivel y tipo de ejercicios ejecutados, variando además en función de las condiciones físicas, edad y género de cada uno.

4. Hormona del crecimiento: Como su nombre lo indica se encarga de aumentar el volumen de los músculos, huesos y del colágeno. Además de su función en la metabolización de las grasas.

5. Endorfinas: Finalmente mencionamos la más famosa de las hormonas generadas por el ejercicio, su importancia consiste en que son aquellas que surgen tras realizar la actividad física, brindando esa sensación de felicidad, que por si fuera poco funciona también como un analgésico natural que reduce la ansiedad y el estrés.

Podríamos asegurar que aquellos que se esfuerzan más en la práctica de alguna disciplina deportiva o en el gym, son más felices. Está sorprendente afirmación se basa en los resultados arrojados por algunos estudios científicos.

Los análisis realizados indican que la liberación de endorfinas es directamente proporcional al nivel de esfuerzo y tiempo de ejecución de los ejercicios, por lo que un ejercicio más intenso supondrá mayor grado de liberación de endorfinas y por ende mayor sensación de felicidad y bienestar.

Con todo lo antes mencionado, queda muy claro que vale la pena dedicar al menos una hora diaria a la actividad física, pues nos aportará mayor autoestima, salud, belleza corporal y por si fuera poco felicidad.

Así que en lugar de pensar en el cansancio que generan y en buscar excusas para evitarlos, piensa en los múltiples beneficios que obtendrás al dejarte seducir por el deporte y el ejercicio, busca de inmediato a ese amigo fitness que todos tenemos y deja que el sudor los conduzca por este camino para ser más felices.

COMENTA
Edith Gomez
@edigomben
Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.