La TIERRA es PLANA ¡Nos Engañaron!

En Movimiento buscamos alcanzar la "Masa Critica" necesaria para lograr el cambio de conciencia. 

Iru Landucci // Nur para todos

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
¿Quieres aliviar el dolor de cabeza sin pastillas?

Voy a dedicar este blog a explicar cómo puede aliviarse o eliminarse una cefalea tensional, el más común de los dolores de cabeza, producidos generalmente por estrés y ansiedad, no por enfermedad.

Para ello vamos a utilizar una técnica derivada de la terapia EMDR (Eye Movement Desensitization and Reprocessing – Desensibilización y Reprocesamiento por medio de Movimientos Oculares o Estimulación Bilateral).

Neurociencias
HOY ESCUCHO A MI CORAZÓN

Hoy, después de años interminables de sordera, escucho a mi corazón.

Pero, ¿qué es esto de escuchar al corazón?

Te puede interesar
"C. G. Jung", por Herbert Read (Cuarta Parte)

Hacia 1839, Edgar Allan Poe publica en la revista "Burton's Gentleman's Magazine" el cuento corto de su autoría "William Wilson". En él, el no menos genial que atormentado escritor estadounidense aborda el siempre fascinante tema del "doppelgänger" ("doppel": doble y "gänger": andante). Salvo que en el caso de este relato, el doble del protagonista no juega un papel de malvado (como sí ocurre, por ejemplo, con Mister Hyde respecto del Doctor Jekyll en la célebre novela de Robert Louis Stevenson), sino que siempre aparece cuando éste, el protagonista, realiza alguna acción poco ética. Es decir, la Sombra a la que alude Jung está encarnada por el "original" y no por el "doble". Como sea, de haber vivido Jung por entonces y de haber ya concebido el proceso de "individuación" (o sea, el proceso de ponerse de acuerdo con uno mismo y de establecer un equilibrio entre nuestros impulsos en conflicto, adquiriendo así, de tal suerte, conciencia de nuestra Sombra y aceptando esta presencia inevitable), es muy probable que la memorable ficción poetiana no hubiese existido, o, de haber sido escrita igual por el bostoniano, otra sería la luz bajo la cual la observáramos. Dichas estas palabras introductorias, continuamos:

Psicoanálisis