Adicciones y Defensas: La desmentida

En las adicciones el superyó ha sido desinvestido, con lo cual la función del humor no se sostiene y aparecen las desregulaciones emocionales. El temor al "bajón" (post-consumo-de-drogas) es un claro indicio de que las funciones superyoicas han sido desmanteladas por el abuso de las sustancias.

Mecanismo de defensa en las toxicomanías:

La desmentida de la castración. Idealización de una madre fálica, omnipotente, que en vez de conducir a colocar un fetiche, se pone la droga como tapón. Esta defensa por lo general es erigida para conservar el autoerotismo fálico, la masturbación, pero aquí sustituida por la ingesta.

También se desmiente un juicio proveniente de la auto observación (del superyó) que dictamina la distancia entre el yo y el ideal. Si fuese admitida, sobrevendría un sentimiento de inferioridad en el yo, pero como se desmiente, esto permite que el yo se sienta grandioso, que todo lo pueda hacer, desafía los imperativos morales, pasa al acto, pero sobreviene luego no solo la culpa sino la humillación ante el acto consumado que no es lo mismo que un deseo inconfesable fantaseado. Doble castigo.

En el superyó se erigen 3 imperativos categóricos: prohibido el incesto, salida laboral y aceptación de la propia muerte. El yo se revuelve contra su supuesta necesariedad psíquica. En el toxicómano se desafía sobre todo el último, ya que se cree inmortal, entonces tampoco come, desmiente las necesidades fisiológicas básicas y hasta se desinteresa de la sexualidad genital. Se va de gira.

La ingesta a diferencia de la introyeccion o el proceso identificatorio, no es un procesamiento psíquico, vía lo simbólico, es un cortocircuito del procesamiento pulsional.

En las adicciones el superyó ha sido desinvestido, con lo cual la función del humor no se sostiene y aparecen las desregulaciones emocionales.

  • Párrafos seleccionados del libro de DAVID MALDAVSKY. Estudios sobre drogadicción. Editorial lugar – 1998. Cap.: “Sobre las combinatorias defensivas y la regresión del yo”.
COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
"C. G. Jung", por Herbert Read (Tercera Parte)

Recordará el lector que haya tenido la amabilidad de acompañarnos hasta aquí en la lectura de este extenso ensayo de Herbert Read (y hacemos votos porque haga otro tanto hasta la conclusión del mismo), que el último de los párrafos de la Segunda Parte que publicamos en "Salud y Psicología", nos alerta de que "el sueño no es un acontecimiento aislado y de que forma parte de un proceso mental inconsciente e ininterrumpido que por azar interrumpimos y conseguimos traer a la realidad". Nos dice, además, que es importante para el analista "estudiar sueños en series, pues están ligados por vínculos inconscientes de significado". El analista que esté atento ha de poder dar con las líneas de comunicación entre ellos; puede hallar que se cruzan en un punto determinado, que pasa a ser "el centro de significación". Cuando un centro de esta naturaleza queda establecido, la tarea de la interpretación -nos advierte- se simplifica enormemente. Dicho lo cual, seguimos adelante:

Psicoanálisis