El Estadio del Espejo de Jacques Lacan

El Estadio del Espejo (1935) fue el caballito de batalla de Jacques Lacan, y todos sus seguidores discípulos del Maná "Psicoanalitico", para conseguir un lugar en los terrenos de la aprobación científica. Dicho constructo teórico, asienta una base neurobiológica (de 6 a 18 meses) en la constitución visual del Ego. 

y cuando sale roto ?

La imagen especular asumida por el lactante es vivida con júbilo porque le permite vivenciar un sentimiento de unidad corporal ahí donde no lo hay, ya que el infans está sumido en la impotencia motriz y la dependencia de la lactancia. Pasaje de la insuficiencia y prematuracion a la anticipación, de la fragmentación del cuerpo hasta una forma ortopédica total. El narcisismo es la captación amorosa del sujeto por la imagen ofrecida del Otro. El yo se hace por Identificación Imaginaria a esa imagen que re-cibe.

Del Otro fundamental:

En el toxicómano (que somos TODOS) el yo se encuentra agujereado. El tiempo se cristaliza. Es el de la presencia-ausencia de la droga. Se posiciona como objeto para la droga/madre. La realidad es desmentida. No hubo duelo por la doble perdida (del objeto y de su identidad primaria) con lo cual no hay identidad psíquica ni sexual. La interdicción paterna esta fallida, impidiendo la identificación con los emblemas paternos. El adicto está lejos de los ideales paternos. La madre está disponible para el incesto. El padre no privo al niño del objeto de su deseo y no privo a la madre del objeto fálico. La función de corte esta fallida. No es un padre deseado por la madre, queda el hijo a merced de la madre en una unidad narcisista. La identidad sexual queda dificultada en un mundo donde las diferencias se borran. Ni puede historizarse y definirse por sí mismo ya que es lo que al otro le hace falta. La madre dicta la ley y en su mirada al hijo le dirá sos todo para mi, tu padre no me importa. El niño es su falo y su identidad se estructura en base a este destino trágico.

Es para la madre y para el narcisismo de ella, ofrece su vida en función de desmentir la castración materna. La madre tiene el falo, la castración no existe. La ausencia se tapa con una presencia que es la droga. Sortea la amenaza de castración con la ecuación falo=droga evitando a la representación de la falta. La droga da todo, así evita la angustia de castración.

COMENTA
RELACIONADOS
ÚLTIMAS ENTRADAS
Malena Pichot
@malepichot
La Jabru NO me Deja #@!

Uno de los flagelos del parri-pollo del humor en el que se ha convertido el stand up nacional es la categoría “mi señora”: un ser abominable que solo existe en el mundo para molestar al agotado hombre del hogar. Es una constante en el género la desesperación de los comediantes ante lo reclamos de una esposa insatisfecha, presentada como una carcelaria de la que no se puede escapar. Quizás tenga que ver con mi edad, con el hecho de que no creo en el matrimonio ni en la convivencia, pero, sinceramente, la problemática “mi señora me molesta” tiene muy poco de problemática, dado que la solución es bastante simple: separarse. Esto no estaría siendo una opción entre nuestros comediantes, que parecieran desenvolverse en 1950, cuando hacer material de la vida conyugal y quejarse de sus esposas seguramente era de lo más corrosivo y arriesgado. No es mi intención plantear una apología de la separación, muy por el contrario, lo que planteo es una renovación en el imaginario del matrimonio, ese imaginario que fue construido sobre la base de un hombre agotado y una mujer que lo interpela constantemente para hacerle la vida más difícil.

Te puede interesar